Las subidas de los fletes internacionales de contenedores amenazan la tímida recuperación económica

El aumento de la demanda en la crisis y el irregular reparto de contenedores vacíos empujan los fletes al alza, con riesgos para el comercio internacional.

El complejo panorama que viene causando la pandemia desde hace más de un año, junto con el incidente del ‘Ever Given’ que desembocó en el bloqueo del Canal de Suez empujan los fletes internacionales de contenedores en un alza continua con efectos indeseados sobre el comercio internacional.

La obstrucción de buque de Evergreen en la vía internacional ha supuesto que los precios de los servicios de transporte marítimo de contenedores hayn vuelto a crecer, precisamente cuando habían comenzado a estabilizarse desde los máximos históricos alcanzados durante la pandemia.

Según la UNCTAD, esta tendencia se debe a que la crisis sanitaria ha hecho que crezca la demanda de productos, tras una primera caída inicial.

La demanda de transporte ha crecido en la crisis

Los flujos de comercio marítimo han ido recuperándose a medida que se han ido suavizando los cierres y se han ido aprobado paquetes de estímulo nacional. De igual manera, las empresas han tendido a incrementar sus niveles de stock en previsión de que pudieran producirse nuevas olas de la pandemia, tal y como ha sucedido.

En este contexto, el aumento de la demanda ha sido más fuerte de lo esperado, con lo que se ha superado ampliamente la capacidad en la oferta de transporte.

A esta situación se ha añadido la posterior escasez de contenedores vacíos sin precedentes, dado que durante la crisis se han dejado equipos en lugares donde no se necesitaban y no se había planificado el reposicionamiento, en un contexto complejo en el que influyen también patrones comerciales cambiantes y desequilibrios, la gestión de la capacidad de los transportistas al comienzo de la crisis y los retrasos continuos en ciertos cuellos de botella de las cadenas de suministro, como los puertos.

Crecimiento heterógeneo de los fletes

Como consecuencia, los fletes se han disparado, aunque de manera heterogénea. Concretamente, el incremento ha sido mayor en las rutas comerciales a las regiones en desarrollo.

Con más detalle, según la UNCTAD, los fletes para América del Sur y África occidental son más altas que las de cualquier otra región comercial. A principios de 2021, por ejemplo, las tarifas de transporte de China a América del Sur habían aumentado un 443% en comparación con el 63% que han crecido en la ruta entre Asia y la costa este de América del Norte.

Esto se debe a que hay que añadir al precio del envío el costo de mantenimiento del inventario del contenedor vacío. De igual modo, la situación también influye en la fijación de las tarifas la falta de carga de regreso.

Con el fin de evitar situaciones similares en el futuro, la organización internacional pide que se avance en las reformas de facilitación del comercio, que se mejore la trazabilidad y la previsión del comercio marítimo, así como que se fortalezcan las autoridades nacionales de competencia.

Fuente : Cadena y Suminstro