La ICS estima que la industria naviera pierde 350 millones a la semana por el coronavirus

El brote de virus está teniendo un impacto significativo en el sector del transporte marítimo y la industria está trabajando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que las directrices ayuden a limitar la propagación del virus, manteniendo al mismo tiempo el comercio internacional. La Cámara Internacional de Transporte Marítimo (ICS) estima que el impacto del brote del coronavirus le está costando a la industria naviera 350 millones de dólares a la semana en ingresos perdidos.

Por ello, el secretario general del ICS, Guy Platten, está encabezando una delegación de líderes de la industria para reunirse con la OMS en Ginebra y discutir el impacto de COVID-19 en la industria. El organismo calcula que más de 350.000 contenedores han sido retiradas del comercio mundial como resultado del brote.

Tal como han informado, las cadenas de suministro mundiales siguen sufriendo y continúan existiendo problemas en torno a la cuarentena de los buques en los puertos, los cambios de tripulación y la garantía de la salud de la gente de mar y los pasajeros.

Colaboración con la OMS

«Hemos propuesto una colaboración con la OMS para evaluar y perfeccionar las mejores prácticas relativas a la gestión de las amenazas para la salud en un entorno de a bordo. La industria del crucero, en particular, tiene prácticas y procedimientos muy avanzados y estamos buscando formas prácticas de adaptarlos a aplicaciones marítimas más amplias. Esperamos que este esfuerzo ayude a proporcionar algo de claridad y consistencia adicional a las autoridades de tierra cuando se ocupen de los barcos durante una emergencia sanitaria», ha dicho Platten.

«Nuestros pensamientos están especialmente con el pueblo chino y la industria marítima está preparada para ser un poderoso motor que les ayude a recuperarse cuando esta situación mejore», ha añadido. La ICS ha estado aconsejando a todos los miembros que sigan de cerca las directrices respaldadas por la OMS sobre cómo limitar el riesgo de infección.

Fuente : El Naucher