El Canal de Panamá apunta a ser carbono neutral para el 2030

El Canal de Panamá ha iniciado el proceso de descarbonización de sus operaciones con el objetivo de convertirse en carbono neutral para 2030.

Para comenzar la transición a un canal más ecológico, la vía fluvial adquirió cuatro vehículos eléctricos como parte de un programa piloto que recopilará datos para informar la migración de toda la flota del Canal lejos de la dependencia de los combustibles fósiles.

Parte de su plan estratégico de descarbonización también incluye remolcadores y lanchas que utilizan combustibles alternativos, sustituyen los procesos de producción de electricidad a favor de plantas fotovoltaicas, utilizan energía hidroeléctrica y aseguran que todas las instalaciones y proyectos de infraestructura sean ambientalmente responsables y sostenibles.

“Este proceso se basará en nuestros esfuerzos de larga data para minimizar nuestro impacto ambiental, incluyendo alentar a los clientes a usar combustibles limpios y reducir su huella de carbono”, dijo Ricaurte Vásquez Morales, administrador del Canal de Panamá.

El Canal de Panamá comenzó a rastrear su huella de carbono en 2013 para alinear sus operaciones con los objetivos globales de reducción de emisiones para mitigar y adaptarse al cambio climático. Sus planes de convertirse en carbono neutral se vieron reforzados en 2017 con el lanzamiento de su Calculadora de Emisiones, una herramienta que permite a las navieras medir sus emisiones de gases de efecto invernadero por ruta, y refuerza el análisis del Canal de las emisiones producidas por sus propias operaciones diarias.

El Canal se ha sumado a la declaración de las “Primeras 50 Organizaciones Neutrales en Carbono”, una iniciativa liderada por el Ministerio del Ambiente de Panamá para integrar los esfuerzos nacionales para acelerar la acción climática mensurable.

Como parte de la nueva iniciativa nacional, el Canal desarrollará un inventario anual de gases de efecto invernadero, así como un plan de acción con metas medibles para reducir las emisiones.

La vía fluvial ha contribuido a la reducción de más de 13 millones de toneladas de emisiones de CO2 equivalente para 2020 al proporcionar una ruta más corta para los barcos en comparación con las rutas alternativas más probables.

Fuente : Full Avante News