Acciones y bonos peruanos seguirán enfrentando presiones negativas por la incertidumbre electoral

Las acciones mineras serían las más castigadas en una eventual victoria de Pedro Castillo. Los bonos soberanos también enfrentan presiones por los retiros de las AFP y la subida de tasas a nivel internacional.

Las acciones y bonos peruanos seguirán enfrentando presiones negativas durante las próximas semanas.A diferencia de las expectativas a una semana de la primera vuelta presidencial, los mercados ya incorporan la posibilidad de una eventual victoria de Pedro Castillo.De materializarse este escenario, el valor fundamental de las acciones mineras podría caer hasta 50%. Asimismo, las tasas de interés de los bonos soberanos seguirían elevándose, lo que incrementaría el costo de financiamiento del Estado y de las empresas. No obstante, si Keiko Fujimori comienza a revertir su desventaja frente a Castillo, se generarían oportunidades de compra en renta variable y la curva de rendimiento de bonos soberanos revertiría su empinamiento. 

Acciones en la mira

La ventaja de Castillo sobre Fujimori en las últimas encuestas gatilló una venta generalizada de activos peruanos en las últimas semanas. La Bolsa de Valores de Lima (BVL) retrocedió 8.5% en abril, su mayor caída mensual desde marzo del 2020, cuando inició la crisis global por el Covid-19. El escenario es similar al de semanas previas a la segunda vuelta entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori en el 2011 (ver gráfico).

El mercado ha internalizado de manera parcial la victoria de Castillo, coinciden los analistas consultados. Ello podría ocasionar una reducción en el valor fundamental de las empresas locales en tanto mantenga propuestas como elevar la tasa de impuesto a la renta a 70% para las transnacionales. “Con un aumento así de impuestos, las empresas valdrían la mitad de lo que valen ahora, solamente considerando los menores flujos que tendrían”, indica Marco Contreras, jefe de research de Kallpa SAB. El valor de las acciones también caerían pues enfrentarían una mayor tasa de descuento —usada para traer a valor presente los flujos futuros de las empresas— debido al incremento del riesgo país, agrega Daniel Mérida, coordinador de inversiones de Invirtiendo en Valor.

Las acciones mineras y de construcción serían las más sensibles bajo este escenario. Mientras que las mineras enfrentan el riesgo de incremento en impuestos y de eventuales nacionalizaciones, las constructoras se verían golpeadas por el menor dinamismo de la inversión privada, explicó Contreras. Un sector relativamente defensivo sería el de consumo masivo, que incluye acciones como Alicorp, señaló Sebastían Cruz, analista senior de renta variable de Seminario SAB. “Toda moderación [de Castillo] va a ayudar, pero también va a depender si [Castillo] realmente puede aplicar sus ideas y si tiene el apoyo del Congreso”, matizó Cruz.

Por el contrario, una ventaja de Fujimori en las encuestas y su eventual victoria implicarían una oportunidad de compra en estos dos sectores, que se ven favorecidos por mejores precios de commodities —en el caso de minería— y por la recuperación de la demanda interna, en el caso de construcción, dijo Mérida.

Bonos: ¿se empinará más la curva de rendimiento?

Los bonos del gobierno peruano, que ya están bajo presión debido al aumento de las tasas del tesoro de EE.UU. y a los retiros de fondos de las AFP, han sufrido un golpe adicional con la preferencia de Castillo en los sondeos. “Lo que está agregando incertidumbre extra al mercado es la falta de información sobre planes de gobierno más concretos, de propuestas y equipos”, señala Víctor Díaz, Executive Director de renta fija de Credicorp Capital. En lo que va del año, la tasa de interés del bono soberano peruano a 10 años ha subido cerca de 200 puntos básicos, mientras que las tasas del mismo plazo para Chile y Colombia han aumentado en 90 y 130 puntos básicos, añade Díaz. “Mi impresión es que ha habido una sobrerreacción del mercado”, comentó. 

Asimismo, el costo de asegurar la deuda peruana para los próximos cinco años—medido a través de Credit Default Swap (CDS)— se ha elevado a 94 puntos, por encima del CDS a cinco años de México, que tiene una calificación crediticia dos peldaños inferior a la del Perú. Para Rodrigo Morales, gerente de inversiones de BBVA Asset Management, el mercado viene incorporando en precios una o dos rebajas en la calificación crediticia del Perú. 

De ganar Castillo, el costo de financiamiento del gobierno —y, por tanto, de las empresas— se elevaría aun más. La parte media y larga de la curva de rendimiento de los bonos soberanos podría aumentar en 50 puntos básicos adicionales, estima Morales. “En un escenario donde Keiko Fujimori sale victoriosa, creemos que la parte media [de la curva] tiene cerca de 30 puntos básicos para apreciarse; en la parte larga, 60-70 básicos”, agregó. 

Fuente : Semana Economica