Protocolos del Minsa dinamizarán la actividad de empresas de salud ocupacional

La necesidad de las empresas de implementar protocolos de seguridad y salud en el trabajo para enfrentar al Covid-19 ya impulsa las ventas de compañías ligadas al sector de salud ocupacional, que ven oportunidades de diversificar su abanico de servicios para atender una nueva demanda.

Los nuevos lineamientos para seguridad y salud en el trabajo del Minsa dinamizarán la oferta de servicios de asesoría en salud ocupacional, conforme las empresas se ponen al día para poder reactivar sus operaciones. Corredores de seguros y clínicas de salud ocupacional diversificarán sus portafolios de servicios para aprovechar la ola de demanda que recibirán en respuesta a los protocolos establecidos. “El número de cotizaciones que hacemos se ha multiplicado por cinco en comparación a cómo estábamos antes de la cuarentena. Antes nuestra labor comercial tenía que ser muy proactiva; hoy no nos paran de buscar”, señala Daniel Yáñez, gerente general de Prevecon. 

La falta de protocolos de seguridad y salud de la mayoría de empresas hace que éstas o tengan que adaptarse a las disposiciones puestas en marcha para la actual pandemia, o estén obligadas a crear sus lineamientos desde cero. “Muchas empresas nos contactan con la sorpresa de que no tienen ningún sistema implementado de seguridad y salud en el trabajo. Al final, los protocolos por el Covid-19 terminan siendo una arista más de un plan amplio sin el cual no pueden operar”, explica Yáñez. 

El contexto ha sido aprovechado tanto por empresas consultoras como por empresas de salud que ya ofrecen gamas más amplias de productos para que sus clientes se pongan al día. “Asesoramos desde empresas medianas que no tienen nada; a algunas les proveemos de un consultor técnico para que trabaje directamente con ellas. Las más grandes sí se han adaptado rápido, porque tienen un taskforce implementado y comités de seguridad”, indica Akio Murakami, gerente central de salud y beneficios de Marsh Rehder. La crisis actual ha abierto incluso la posibilidad de dar asesoría en elementos indirectamente relacionados a potenciales contagios, como enfermedades crónicas o nutrición. “El 70% de los trabajadores tienen factores de riesgos que podrían generar síndromes metabólicos (como obesidad o hipertensión). Estamos enfocándonos en asesorar a las empresas para que mejoren la destreza fisiológica de sus trabajadores”, indica Álvaro Díaz, socio fundador de Pulso Corporación Médica.

La contratación de personal médico in-house será también uno de los pilares del crecimiento del rubro. Los protocolos del Minsa requieren que las empresas a partir de cierto tamaño cuenten con enfermeras o médicos especializados en salud ocupacional. “No dejan de llegarnos pedidos por enfermeras y médicos. Estamos buscando ampliar el equipo, que creo que podría llegar a duplicarse”, señala Yáñez, de Prevecon. Así, tanto las asesorías para reaccionar ante la crisis como las medidas para prevenir futuros contagios seguirán siendo parte fundamental de las empresas del rubro. “La dedicación de mi equipo hoy es del 80% a necesidades ligadas a estos temas. Estamos hablando de un incremento de 300% de la demanda de servicios de acompañamiento [en seguridad y salud en el trabajo]”, asegura Murakami.

Si bien la preocupación por la salud de los trabajadores no es reciente y algunas empresas ya impulsaban planes ligados a ello, la tendencia se ha fortalecido tras la expansión del Covid-19 y seguirá impulsando las ventas del sector en el mediano plazo. “Aún considerando el Covid-19, proyectamos que este año podríamos crecer hasta 20%”, sentencia Díaz, de Pulso.