Protocolo para la pesca industrial: ¿Bajo qué condiciones deberán operar las plantas y embarcaciones para evitar contagios?

Bajo estrictas medidas para el personal y los ambientes deberán retornar a la actividad las empresas del sector. La Sociedad Nacional de Pesquería advierte que serían cerca de 800 embarcaciones de la flota de acero y madera que podrían volver a operar.

La pesca para Consumo Humano Indirecto tiene el protocolo aprobado para retomar sus operaciones bajo los debidos cuidados sanitarios a causa de la emergencia. El Ministerio de la Producción cumplió con la aprobación del mismo ayer martes.

El sector precisó que solo operarán las embarcaciones pesqueras que cuenten con permiso de pesca para extraer recurso anchoveta para consumo humano indirecto vigente y que tengan la asignación de un Límite Máximo de Captura por Embarcación para la Zona Norte Centro.

Del mismo modo, el sector precisa que la aprobación específica para reanudar actividades estará a cargo del Despacho Viceministerial de Pesca y Acuicultura. Dicho visto bueno se emitirá un día calendario después de que la empresa presente su solicitud acompañado de su “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo”.

Las condiciones

El sector establece que para el reinicio de actividades de las empresas se deberá garantizar la adopción de medidas de higiene, limpieza y desinfección de los ambientes. Además, de adaptar la dinámica de trabajo a los nuevos tiempos. El referido protocolo da cuenta de ello:

  • Implementar horarios de trabajo flexibles. Por ejemplo, turnos escalonados. 
  • Aumentar el espacio físico entre los trabajadores (por ejemplo, a través de espacios delimitados físicamente u otros medios). 
  • Implementar opciones flexibles de reuniones y viajes (por ejemplo, posponer reuniones o eventos que no sean estrictamente necesarios, reuniones remotas, etc). 
  • Reducir las operaciones que sean consideradas como innecesarias o vitales. 
  • Disposición a otorgar licencias o permisos de trabajo a los trabajadores.

Otras especificiaciones hay para el espacio físico donde laborarán los trabajdores pesqueros.

  • La ventilación en los ambientes de las embarcaciones y plantas de procesamiento, según corresponda, deberá ser continua, teniendo en consideración las características de cada ambiente
  • Disponer los equipos, vehículos y áreas de trabajo de forma tal de contar con el espacio no menor a 02 metros entre los trabajadores. 
  • Disponer de un espacio o área aislada para efectos de poder atender de manera ambulatoria a las personas que manifiestan síntomas de la enfermedad hasta su traslado al centro médico más cercano. 
  • Mantener los servicios higiénicos y vestuarios en las mejores condiciones de limpieza y operativas posibles. 
  • En el caso de las embarcaciones pesqueras, deberán mantener el distanciamiento necesario en los camarotes, así como reducir el aforo al mínimo necesario en dichos ambientes. 
  • Para el caso de plantas de procesamiento que cuenten con compartimentos de habitabilidad, las camas deberán mantener el distanciamiento necesario y reducir el aforo correspondiente. 

Asimismo, las empresas del sector deberán identificar al personal con factores de riesgo a través de una evaluación médica, y brindarles un tratamiento diferenciado, procurando el mínimo riesgo de exposición.

Ante un caso de COVID-19

El protocolo también detalla cómo proceder en caso se detecte un trabajador contagiado en una embarcación. Dicho personal “se confinará en un camarote específico de acceso restringido y lo mejor ventilado posible, evitando cuando sea posible la existencia de corrientes de aire”.

“La puerta del mismo deberá permanecer cerrada hasta la finalización del aislamiento. En caso de que sea imprescindible que la persona haga uso de las zonas comunes, deberá utilizar mascarilla quirúrgica y realizar higiene de manos al salir de la habitación y antes de entrar en ella”

Incluso se detalle que de no disponer un baño para uso exclusivo para el uso de la persona, “el que se utilice deberá ser limpiado con desinfectante tras cada uso”. Del mismo modo se procederá en las plantas de procesamiento.

Retos para el sector

La presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, Cayetana Aljovín se pronunció sobre el protocolo para el reinicio de actividades de la pesca industrial y sostuvo que muchas de las cosas que dicta la norma ya estaban siendo aplicadas.

“El sector industrial ya venía trabajando en el mantenimiento de plantas y flota bajo un estricto protocolo sanitario, el cual estuvo incluso supervisado por la empresa certificadora SGS. En tal sentido, las disposiciones establecidas en el protocolo de operación son bastante similares a las que ya veníamos adoptando por lo que estamos listos para cumplirlas y empezar a operar”

Con la medida, Aljovín detalló que son cerca de 800 las embarcaciones que pertenecen a la flota de acero y de madera que podrían volver a opear. “Sin embargo, de acuerdo a las disposiciones que ha dictado Produce el día de hoy sólo se podrá operar con el 60% de la flota. Es importante señalar que gradualmente se iría autorizando la ampliación de la flota”, explicó.

Respecto al confinamiento del personal de la embarcación ante un caso de COVID, la presidenta de la SNP sostuvo lo siguiente:

“El cumplimiento del protocolo de seguridad sanitaria aprobado es sumamente importante para tener una actividad sostenible en el tiempo. El cumplimiento de esta exigencia va a ser posible pero presenta retos importantes sobre todo para las embarcaciones de menores dimensiones”.