ProInversión modificará la distribución de riesgos en próximas APP

El director ejecutivo de la entidad, Alberto Ñecco, afirmó que los cambios se están coordinando con el MEF y serán implementados de manera progresiva.

ProInversión modificará la distribución de riesgos que asumen el Estado peruano y el sector privado en los futuros proyectos de asociaciones público privadas (APP). Así, el Estado buscará acotar el riesgo que asume en las APP, debido a la mayor estabilidad económica y financiera que caracteriza al país en los últimos años.

Alberto Ñecco, director ejecutivo de la entidad, precisó que la entidad apunta a reemplazar el actual esquema de pagos RPI-CAO, que consiste en el pago de una fracción de la remuneración por inversión (RPI) por etapa culminada del proyecto. Sin embargo, éste no garantiza la funcionalidad de la obra.

A la fecha, proyectos de gran envergadura han sido modelados bajo los pagos RPI-CAO, por los que el privado asume menos riesgo. Por ejemplo, en la línea 2 del Metro de Lima, el contrato garantiza los pagos al concesionario incluso si la construcción no se da dentro de los plazos del contrato.

Bajo el nuevo enfoque de ProInversión, la retribución al privado se realizará después de la culminación, certificación y correcto funcionamiento de la obra. Ello, explicó Ñecco, se verificará a través de mecanismos como la ‘marcha blanca’ o fase de pre-operación.

IMPLEMENTACIÓN PROGRESIVA

El director (e) de ProInversión señaló que esta nueva modalidad permitirá “transferir el riesgo de manera más eficiente para el sector privado e incentivar al sistema financiero a hacer una mejor selección de sus clientes [concesionarios]”. Sin embargo, también resaltó que los cambios serán implementados progresivamente, debido a la presencia de jugadores locales que tendrán que interiorizar el nuevo sistema.

Por el momento, la agencia promotora de inversión evaluará en qué proyectos se empezaría a aplicar el nuevo esquema de pagos por disponibilidad del Estado. Se trataría, en primera instancia, de un esquema híbrido: las remuneraciones se realizarían al final de cada etapa de la obra (como un RPI-CAO actual), pero estos pagos estarían sujetos a avances funcionales concretos (hitos de funcionalidad).

MENOS ‘ADENDAS’

La entidad también detalló que continúa la reforma para mitigar los problemas contractuales de las APP que generan ‘adendas’. Al respecto, Ñecco recordó que el Decreto Legislativo 1251, de noviembre del 2016, incorpora en la formulación de las APP la definición de un cronograma y un compromiso para liberar interferencias en los predios antes de la firma del contrato de concesión.

El mismo decreto también prohíbe crear ‘adendas’ dentro de los tres primeros años del contrato, sobre todo las ‘adendas’ de bancabilidad, que se crean para lograr el cierre financiero de los proyectos. Con esa medida, se busca que el sistema financiero sea un filtro adicional en el proceso de adjudicación de los proyectos.