NYK trabaja en el diseño de un buque completamente libre de emisiones

Se utilizará el hidrógeno como fuente de energía renovable, aunque en los trayectos largos, también se optará por la energía solar, lo que llevará a eliminar por completo las emisiones de CO2.

La naviera japonesa NYK ha desvelado un nuevo concepto de buque libre de emisiones en el que está trabajando, el Super Eco Ship 2050. Se trata de un ‘Pure Car and Truck Carrier’, PCTC, que desarrollará junto a la ingeniería finlandesa MTI y la consultora Elomatic.

Una remodelación del casco permitirá reducir en un 70% la energía necesaria para la propulsión, al disminuir la fricción con el agua. Para ello, se ha reducido el peso de esta parte del buque, introduciendo pilas de combustible de hidrógeno para la propulsión eléctrica y utilizando otros sistemas de gran eficiencia.

Así, en lugar de combustibles fósiles, se utilizará el hidrógeno como fuente de energía renovable, aunque en los trayectos largos, también se optará por la energía solar, lo que llevará a eliminar por completo las emisiones de CO2. El diseño se optimizará con materiales ligeros para la creación de la superestructura y se instalarán dispositivos controlados por ordenador, como estabilizadores de giro.

También contará con un sistema de lubricación del aire para reducir la resistencia al agua y uno de limpieza automática del casco durante las estancias en puerto para prevenir cualquier impacto negativo en la eficiencia del buque. Asimismo, se reemplazarán las hélices convencionales por unas láminas que imitan los movimientos de los delfines.

Para el mantenimiento, se utilizará el sistema de los gemelos digitales, una tecnología que realiza una réplica digital del activo físico para poder realizar un análisis en tiempo real desde las oficinas en tierra.

Objetivos para 2050

NYK también tiene previsto realizar la planificación de las rutas desde los puertos, para conseguir tiempos más precisos. Igualmente, el amarre automático y los sistemas de carga eficientes de buque a buque contribuirán a minimizar las estancias en los recintos portuarios.

Sus objetivos de reducción de emisiones de los gases de efecto invernadero sonde un 30% de cara a 2030 y de un 50% de cara a 2050 respecto a los niveles de 2015. Para ello, la naviera mejorará la organización de su flota, la operativa de los buques y la gestión de la carga, además de apostar por la innovación y la digitalización.

Fuente : Cadena y Suministro