Negociar fletes en un gran bloque podría llevar a una peligrosa concertación de demanda

ASMARPE pide inversión urgente en puertos, mejores accesos al puerto del Callao y no pretender un manejo artificioso y anticompetitivo de los fletes como solución.

  • También desaparecería el concepto de eficiencia en las empresas usuarias.
  • Actores del sector privado deben cuidar que sus propuestas no promuevan fácilmente el estatismo en los mercados de otros. 

La Asociación Marítima del Perú (ASMARPE) cuestionó algunas iniciativas deintervención estatal y de declarar en emergencia al sector, ya que podrían ser un pretexto político para la aventura suicida del control de precios, sin conocer realmente por dónde vienen los sobrecostos.

“A causa del incremento en los fletes algunos actores quieren generar espacios de concertación entre importadores y el Estado, que permitan a ciertos operadores de comercio exterior negociar menores tarifas con las líneas navieras.  ¿Se buscaría controlar el precio internacional de los fletes? No todos los fletes se negocian y pagan en el país, advirtió Moisés Woll, presidente del gremio naviero.

El presidente de ASMARPE llamó así a la reflexión sobre una pretendida negociación en bloque de los fletes, inclusive con la participación del Estado. “Por ejemplo, los grandes importadores del país no  aceptarían -porque no es serio ni justo- que alguien más negocie sus fletes y genere eficiencias en bloque que resulten en un beneficio para su competencia, cuyo volumen es con seguridad menor y paga tal vez fletes más altos, pues así  se aprovecharía de la palanca del grande.  Creemos que Indecopi opinaría en contra de este nivel de intervención”.

Moisés Woll señaló que “bajo esa filosofía eliminaríamos la competencia en todos los sectores y la propia meritocracia empresarial del que sí ha luchado por generar sus propias eficiencias.  Y entonces hay un precio para el pollo, un precio para un televisor, un precio para un par de zapatillas, todos generados con artificios que no se sabe a quién beneficiarán”.

Negociaciones en bloque

Sobre la posibilidad de constituir una agencia de carga de importadores y exportadores, que les permita negociar en bloque la obtención de menores fletes por determinado volumen de carga, Moisés Woll calificó esta propuesta para el que piensa que el flete únicamente responde a volumen y que  “a mayor volumen, mayor poder de negociación”. Sin embargo, esto ya sucede.

“Muchos exportadores de frutas ya negocian a través de operadores logísticos sus campañas. Pero ¿qué va a pasar cuando este gran bloque tenga que negociar los destinos y tipos de contenedor para cada uno de sus miembros? ¿Qué va a pasar si en la negociación, este súper bloque negocia un súper flete de impo Shanghai – Callao pero un flete malo para la impo de Miami – Callao? ¿Qué dirá el cliente que solo trae carga de Miami?  O peor aún, ¿qué va a suceder con la naviera que puede desviar su servicio a otro donde hay mejores fletes como sucede hoy con las rutas este – oeste?  Es fácil decirlo pero poco práctico y nada realista”, precisó.

Propuestas no deben promover el estatismo

Por otro lado, el presidente de ASMARPE se mostró en contra del pedido que busca promover que el Estado invierta en almacenes aduaneros para dar servicios a exportadores e importadores cuando hay privados que prestan el servicio en libre competencia. 

Woll advirtió así que el Estado, con este tipo de propuestas, se podría interesar por dejar su rol subsidiario e intervenir en un mercado competitivo.

“Es lamentable que algunos representantes privados apuesten por la intervención estatal en un mercado de otros pero no en el suyo. Evidencian mercantilismo y difunden la filosofía simplista de que la intervención estatal todo lo puede abaratar, y así no funciona el mundo desarrollado, que más bien busca promover siempre inversiones en infraestructura básica, que es lo que pedimos aquí”, explicó.

Los fletes se fijan por el libre mercado, y así como una ley no puede cambiar el precio internacional del petróleo, una intervención estatal en Perú podría generar una menor oferta del servicio, es decir, el efecto contrario al que se persigue.

Emergencia en el papel

Consultado sobre la propuesta de un sector de agentes marítimos de declarar en emergencia al sector, Moisés Woll explicó que “ello no va a evitar que un operario del puerto chino de Ningbo se infecte con Covid -19 y a causa de ello cierren el puerto tres  semanas –explicó-. Si cierran el puerto hay congestión de naves, acumulación de contenedores en patios y bodegas en donde no deben estar, lo cual resulta en la cancelación de espacios disponibles en las naves para traer mercancías al Perú.

Reiteró que el alza internacional de fletes es la consecuencia de las continuas disrupciones que hay en diferentes eslabones de la cadena logística.

Fuente : ASMARPE