Maersk se posiciona en contra de la reducción de los límites de velocidad de los buques

Es importante que todas las iniciativas que se pongan en marcha contribuyan a sentar las bases para un cambio en el modelo tecnológico, que permita avanzar verdaderamente hacia la descarbonización.

La propuesta de reducir los límites de velocidad de los buques para lograr una disminución de las emisiones contaminantes está generando un intenso debate en el que Maersk ya ha tomado partido.

La naviera danesa ha mostrado su firme oposición a la aprobación de medidas de este tipo, apoyando por el contrario otras iniciativas para la reducción por fases de las emisiones nocivas para el medio ambiente.

Por contra, la idea de limitar la velocidad de los buques planteada inicialmente por Francia y Grecia ya cuenta con el apoyo de más de 100 empresas del sector, que han enviado una carta de apoyo a la Organización Marítima Internacional, de cara a la próxima reunión del Comité de Protección del Medio Ambiente Marino.

En opinión de los responsables de Maersk, es preciso fomentar un cambio tecnológico en la industria, pues las medidas relacionadas con la eficiencia con efectos a corto plazo únicamente mantendrán plana la curva de emisiones, pero sin progresar en la línea de su eliminación total.

Es importante que todas las iniciativas que se pongan en marcha contribuyan a sentar las bases para un cambio en el modelo tecnológico, que permita avanzar verdaderamente hacia la descarbonización.

Eliminar las emisiones de cara a 2050

Actualmente, los objetivos de la OMI pasan por una disminución del 40% para 2030 y del 50% para el año 2050, pero el objetivo del operador danés, que desde 2008 ha reducido sus emisiones en un 41% en lo que se refiere a las operaciones de transporte marítimo de mercancías, es eliminarlas por completo para 2050.

Para ello, los buques que no utilizan combustibles fósiles deberían ser comercialmente viables de cara a 2030 y sería necesario apostar por la introducción de otras novedades y tecnologías para apoyar esta reducción.

Las actuales propuestas para limitar la velocidad de los buques suponen para Maersk un paso atrás para la industria, ya que favorecen el uso de buques ineficientes y desincentivan a la industria a trabajar en nuevas innovaciones y mejoras. En cambio, un enfoque basado en objetivos contribuiría a impulsar la innovación en lo que se refiere a los nuevos tipos de combustible.

Fuente : CdS