Los tres retos que afronta Ositran

La participación de la inversión privada en la construcción, mantenimiento y administración de la infraestructura de transporte de uso público ha contribuido de manera sustancial a que el país mejore la extensión y calidad de sus carreteras, puertos, aeropuertos y vías férreas, para beneficio de todos los peruanos.

Como muestra de esta mejoría, en el Ranking Mundial de Infraestructura que elabora el World Economic Forum todos los años, el Perú ha pasado de ocupar el puesto 110 en el 2008 a tener el lugar 85 en la medición 2018-2019

Se trata de un gran avance y, sin embargo, solo nos acerca a la mitad de la tabla del ranking internacional. Tenemos, pues, una gran oportunidad de mejora. Por ello es importante el reciente anuncio del Poder Ejecutivo de solicitar al sector privado propuestas para realizar los proyectos Ferrocarril Lima-Ica y Tercer Grupo de Aeropuertos, obras que demandarían inversiones por más de US$ 3,800 millones y que ayudarían a ir cerrando la brecha existente.

El Ositran, como organismo supervisor y regulador de la inversión en infraestructura de transporte de uso público, saluda que el país se reafirme en su estrategia de trabajo conjunto entre el sector público y privado.

Además, se compromete a velar porque los contratos que se concreten sean cumplidos y respetados, generando confianza al inversor, competitividad al país, pero sobre todo mejoras en la calidad de vida del usuario.

Para cumplir con nuestra misión, Ositran ha asumido tres compromisos impostergables. El primero es la innovación tecnológica, la institución cuenta con buenos técnicos y profesionales, pero si no se facilita sus labores con las herramientas tecnológicas necesarias no se podrá lograr dar ese gran paso que se requiere.

El segundo compromiso asumido por Ositran es estar al mismo nivel de sus pares para lo cual se requiere alcanzar los estándares que poseen los organismos supervisores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en diferentes áreas, desde las técnicas hasta la transparencia y rendición de cuenta.

Para conseguirlo Ositran acaba de iniciar un programa de evaluación de desempeño con la OCDE que dejará una serie de recomendaciones para elevar el nivel de la labor que realiza. El lema de la OCDE es “mejores políticas para una vida mejor”, a eso apunta Ositran y eso tiene una gran vinculación con el tercer y principal compromiso: el bienestar del ciudadano.

Ositran es una entidad pública que trabaja, administra recursos y tiene poder de decisión a favor del usuario, es decir, de los ciudadanos. Ellos son la última milla, ellos son quienes justifican que existan las concesiones. La labor de Ositran como organismo regulador es que la infraestructura de transporte y los servicios que en esta se brindan lleguen en las mejores condiciones a los peruanos.