Los sellos inteligentes, una solución para resolver la ‘invisibilidad’ de los contenedores

Uno de los problemas más preocupantes para la industria marítima continúa siendo la localización instantánea de los contenedores, que evitaría las pérdidas, la manipulación o el robo de la carga. Para solucionar este inconveniente, han surgido una serie de iniciativas tecnológicas basadas en los sellos inteligentes, un sistema que permite el seguimiento real del contenedor a través de una aplicación.

Uno de los últimos proyectos en este ámbito lo ha presentado la startup Shellock, formada por tres jóvenes emprendedores, que han ideado un método para sustituir las 4.000 toneladas de plástico que se utilizan anualmente para controlar los contenedores por un método tecnológico y respetuoso con el medio ambiente. Uno de los impulsores de Shellock, Carlos Garcés, asegura que “el objetivo ahora es realizar una prueba con los prototipos en un entorno real”. Para ello, y con el propósito de extenderlo a la industria marítima y al transporte de mercancías, han puesto en marca una campaña de ‘crowfunding’ (micromecenazgo).

La idea de Shellock, que surgió en una competición de emprendimiento que se celebró el año pasado en Barcelona, sirve como herramienta para seguir en tiempo real el movimiento de los contenedores. Garcés recuerda que el retraso acumulado en la entrega de la mercancía puede afectar al consumidor o a la empresa encargada de la última entrega. Por eso, su propuesta implica cambiar el actual sistema de sellos por un candado digital, que identifica y permite consultar la ubicación al instante desde cualquier dispositivo móvil. Además de la geolocalización, el candado dispone de sensores de localización o de detección de las condiciones meteorológicas.

Shellock, que se asoció a principios de año con la Universitat de Barcelona (UB), cuenta con la colaboración del Grupo Romeu, el puerto de Barcelona y de la empresa Startup Wharf. Actualmente, la compañía trabaja en el desarrollo de la aplicación y de la plataforma tecnológica.

Traxens, plataforma de trazabilidad

A nivel internacional, la naviera francesa CMA CGM, así como gigantes del sector como Maersk y MSC, se han adherido como clientes y accionistas a la plataforma tecnológica Traxens, un sistema de seguimiento, trazabilidad y seguridad de elementos como la temperatura o el cierre de puertas de los contenedores, especialmente los refrigerados.

Desde CMA CGM, que implantó Traxens en 2018, se señala que se trata de una caja conectada al contenedor que permite medir la posición del contenedor (mar o tierra), la intensidad de los posibles impactos, la variación de la temperatura interior y exterior o la humedad. Asimismo, Traxens fenómenos como la apertura y el cierre de las puertas.

Mediante un sistema de alertas en tiempo real, los usuarios de Traxens pueden monitorizar la mercancía y controlar la gestión de la cadena de suministro gracias al análisis de datos.

Brechas internas en los contenedores

En un informe de a Oficina Marítima Internacional, se han identificado más de 280 formas diferentes de abrir una brecha en un contenedor dejando intactos los sellos de seguridad inertes. Ante esta situación, se ha creado la plataforma de detección ‘Eye-Seal’, destinada a mejorar la seguridad de estos procesos. En este caso, el dispositivo está instalado en el interior de los contenedores de ultramar.

Con esta tecnología se ayuda a las autoridades portuarias, los expedidores y otras personas a vigilar cada apertura de puerta y a proporcionar condiciones ambientales internas para los contenedores a lo largo de toda la cadena logística. En general, se espera una mejora de la seguridad de las fronteras y los envíos con ‘Eye-Seal’.

El proyecto ha recibido fondo de empresas y consorcios como el Tito Investment Group (TIG), la Texas A&M Aggie Angel Network y Pross, que actúa como distribuidora de la tecnología en los mercados de Europa, África y Asia. Estos sirven para aumentar la fabricación, mejorar la plataforma digital existente e influir en el transporte marítimo mediante la tecnología de contenedores inteligentes.

El fundador de Eye-Seal, Enrique Acosta, asegura que “los contenedores necesitan un sistema completo de detección de roturas internas que sea fiable y que pueda durar un mínimo de 120 días para proteger la carga en los viajes por todo el mundo».

Estas tres son solo algunas de las tecnologías que se están desarrollando para intentar solucionar las dificultades que presenta el envío de contenedores marítimos, tanto en aspectos de seguridad por pérdidas o robos de la carga, como por el retraso en los plazos de entrega de la mercancía.

Fuente : El Naucher (España)