Los fabricantes de contenedores reducirán la producción para aumentar los precios

Muchas entregas programadas para 2019 se retrasarán para 2020, reduciéndose así la capacidad, lo que frena los temores ante una falta de disponibilidad de contenedores.

Los precios de los contenedores han caído por debajo de sus costes de producción en el último trimestre de 2018, lo que ha puesto en una difícil situación a los fabricantes, que deben reducir estos gastos si desean volver a obtener ganancias, tal y como señala el último informe de la consultora Drewry.

A lo largo del año ha aumentado la producción de contenedores para el transporte de carga seca, generando un exceso que ha llevado al descenso de los precios. En esta situación, es probable que los fabricantes opten por frenar la construcción de estas unidades para contener sus pérdidas y volver a impulsar los precios.

Esto puede llegar a generar problemas en cuanto a la disponibilidad de contenedores para el transporte marítimo. El descenso en el precio del acero podría haber aliviado esta presión sobre los fabricantes, pero los precios de los equipos se han reducido a un ritmo más rápido que los costes.

De este modo, las escasas ganancias de los últimos dos años se han revertido entre octubre y diciembre, llegando las pérdidas a unos 100 o 200 dólares por unidad (entre 88 y 176 euros). Desde la consultora, prevén una caída en la demanda del transporte de contenedores, lo que no arroja muchas esperanzas de poder aumentar los precios.

Es posible que en el caso de los contenedores de carga seca, sigan cayendo y solamente lleguen a estabilizarse en el año 2020. Si uno se fija en la tendencia de los últimos años, la industria de los contenedores solía encabezar las inversiones en nuevo equipamiento, lo que ha hecho que las flotas estén algo sobredimensionadas.

Con el mercado cada vez más saturado por los contenedores secos, los índices de utilización han empezado a caer y los precios del alquiler a reducirse. Las perspectivas para 2019 sugieren que todo podría empeorar para las empresas dedicadas a esta actividad, coincidiendo con una desaceleración del tráfico portuario.

Los equipos disponibles cubrirán la demanda

La capacidad de los portacontenedores ha aumentado en 2018, lo que generará una mayor demanda de equipos alquilados, pero durante un periodo corto de tiempo, puesto que muchas entregas programadas para 2019 se retrasarán para 2020, reduciéndose así la capacidad.

En cualquier caso, esto frena los temores ante una falta de disponibilidad de contenedores, que ha sido una preocupación constante para los cargadores. Un dato a tener en cuenta es el ratio de las unidades disponibles respecto a los huecos disponibles en la flota.

A finales de la última década se mantenía en un factor de 2,00, pero se ha reducido hasta 1,90. Cuando las inversiones se agotaron en 2016, cayó hasta 1,88, pero desde entonces se ha recuperado por el aumento de la producción y en 2018 alcanzó el 1,91. Se prevé que seguirá aumentando en los próximos años.

Fuente : Cadena y Suministro