Los contratos a largo plazo en el transporte marítimo cierran 2018 a la baja

El índice para las importaciones europeas ha caído un 1,1% hasta los 109,36 puntos, mientras que para las exportaciones se ha mantenido prácticamente estable.

El Índice de Contratos a Largo Plazo de Xeneta se ha reducido un 2,1% en diciembre de 2018 hasta 108,31 puntos, tras un incremento del 1,4% en noviembre. La caída coincide con el tradicional retroceso en esta época del año y refleja las caídas registradas en las principales rutas.

Sin embargo, a pesar de ello, se mantiene a un nivel bastante similar al alcanzado en el mismo periodo del año anterior, apenas un 0,1% por encima. En lo que va de año, se ha reducido un 0,5%, ya que no ha logrado recuperarse de la tendencia a la baja iniciada durante los meses de verano.

Desde la consultora, destacan el gran paso dado por Rolls Royce para la puesta en marcha de sistemas de navegación inteligentes, con el lanzamiento del primer ferry autónomo. Para 2019, también está previsto que empiecen las pruebas con el primer portacontenedor autónomo completamente eléctrico, el Yara Birkeland.

Cabe preguntarse si la automatización podría aportar alguna ventaja competitiva a los que apuesten por estas tecnologías, en rutas muy masificadas en las que cualquier reducción en los costes es determinante.

indice-de-contratos-a-largo-plazo

El índice para las importaciones europeas ha caído un 1,1% hasta los 109,36 puntos, pero se sitúa un 5% por encima del mismo periodo de 2017 y un 4,3% por encima del nivel de principios de año. Las exportaciones se han mantenido prácticamente estables, con un leve incremento del 0,6% hasta los 110,07, aunque se ha registrado un mínimo descenso del 0,2% respecto al mismo mes del ejercicio anterior y un repunte del 0,3% desde enero.

En este contexto, Hapag Lloyd ha desvelado su intención de lanzar un producto ‘premium’ para algunas de sus rutas después de que gran parte de sus clientes admitieran que pagarían más por un mejor servicio. En su caso, Maersk Line ya intentó algo similar, pero fracasó porque sus clientes no estaban dispuestos a pagar ningún coste extra.

La historia demuestra que el aumento de las tasas entre el Lejano Oriente y Europea es difícil de materializar o dura muy poco, lo que supone un desafío para las navieras. Así, siendo el precio el principal elemento diferenciador, conviene preguntarse si la iniciativa tendrá éxito esta vez.

Mercado estadounidense y del Lejano Oriente

Por su parte, el índice para las importaciones del Lejano Oriente se ha reducido un 3,3% hasta los 109,96 puntos, situándose un 18,8% por debajo del récord de 135,43 alcanzado en noviembre de 2017. También se ha reducido un 18,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior y un 16,3% en lo que va de año.

El tiempo dirá si el acuerdo recientemente alcanzado entre China y Estados Unidos para comprar grandes cantidades de productos agrícolas, energéticos, industriales y de otros tipos procedentes de Norteamérica tendrá un impacto significativo en el índice importaciones.

En cuanto a las exportaciones, han registrado una caída del 4,5% en diciembre, llegando hasta los 116,23 puntos. El índice se sitúa un 0,7% por encima del mismo periodo del ejercicio anterior y un 1,3% más elevado que a principios de año.

El retroceso puede atribuirse en parte a la reducción de la demanda desde los Estados Unidos, ya que los cargadores habían realizado pedidos con mucha antelación ante la incertidumbre creada por los aranceles entre China y Estados Unidos.

Por último, el índice para las importaciones de Estados Unidos ha anotado un descenso del 5,7% respecto al mes de noviembre, con 101,60 puntos. Desde enero, ha crecido apenas un 0,7% y un 2,5% respecto a las mismas fechas de 2017.

Esta caída se debe a las registradas en el mercado de fletes, ya que ha empezado a disminuir la demanda de cargadores que quieren realizar sus importaciones antes de que entren en vigor las nuevas tarifas. Su introducción podría provocar una mayor incertidumbre, impulsando de nuevo la demanda.

Las exportaciones se han reducido también un 0,2% hasta los 87,53 puntos. Aunque la diferencia es mínima, el índice se encuentra un 7,1% por debajo del nivel con el que arrancó el año y un 7,8% por debajo del alcanzado en las mismas fechas de 2017.

Fuente : Cadena y Suministro