Las adjudicaciones en nuevos puertos superarán los US$700 millones en el 2019

Las nuevas APP de la cartera de ProInversión como los terminales de Marcona y Chimbote y puertos regionales como Ilo o Pucallpa dinamizarán el sector portuario.

La inversión en puertos será de las más dinámicas del sector infraestructura en el 2019. Tras la adjudicación del puerto de Salaverry, ProInversión licitará la construcción de los terminales portuarios de Chimbote y Marcona, que suman una inversión total de US$650 millones. A ellos se suma la modernización tanto de puertos nacionales concesionados (como los muelles del Callao y el terminal portuario de Paracas) como de puertos regionales (como los de Ilo e Iquitos). Los nuevos puertos dinamizarán sectores como la minería, la industria y la agroexportación a través de menores costos logísticos.

“El 2018 fue el año en que más TEU [contenedores] y toneladas métricas movilizamos, con un crecimiento de 5% y 4.5%, respectivamente”, señala Edgar Patiño, director ejecutivo de la Autoridad Portuaria Nacional. La tendencia positiva continuaría conforme entren en funcionamiento las modernizaciones y construcciones de nuevos puertos que se tienen programadas para el 2019 en adelante.

ADJUDICADOS Y POR ADJUDICAR

En el 2018 Salaverry fue una de las pocas APP que llegaron a buen puerto. Aunque las obras principales para la modernización del terminal recién iniciarán tras la aprobación de su expediente técnico y estudio de impacto ambiental en el cuarto trimestre del año, la concesionaria Transportadora Salaverry invertirá US$40 millones durante el 2019. “Creemos que para el tercer año de concesión tendremos un avance económico de 85% a 90%”, indica Diego Cassinelli, CEO de la empresa parte del Grupo Romero. La concesionaria ya ha culminado con un primer dragado, que permitirá el ingreso al puerto de naves con calados de hasta 11.5 metros, y está desarrollando un patio de contenedores. “Los clientes del puerto podrán acceder a mejores fletes, ya que la poca profundidad impedía el ingreso de naves a plena carga”, asegura Cassinelli.

Al puerto de Salaverry le seguirían los de Chimbote y Marcona. Si bien ambos proyectos están aún en etapa de formulación en ProInversión, tanto el ministro de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo, como consultores en asuntos portuarios coinciden en que sí serían licitados en el 2019. “En ambos casos se está haciendo una reformulación. Chimbote es atractivo porque podría ser una alternativa para los productos de Chavimochic III. En Marcona hay interés de parte de Shougang y Jinzhao Mining que se ha mantenido, ya que necesitan el puerto”, detalló en enero Eduardo Amorrortu, expresidente de ADEX y consultor logístico y portuario.

Adicionalmente, ya habría sido elevado a ProInversión un nuevo proyecto para la construcción de un terminal portuario en Eten (Lambayeque) por medio de una APP. “Recién ha sido entregado para su evaluación, por lo que tenemos que ir viendo cómo avanzan sus tiempos”, señala Patiño.

LOS NUEVOS REGIONALES

Los puertos de alcance nacional no serán los únicos en dispararse en el 2019. Enapu liderará la modernización de dos puertos ya existentes —Ilo e Iquitos—, así como la construcción de tres nuevos terminales —Pucallpa, Santa Rosa y Saramiriza—. Estos proyectos serán ejecutados como obras públicas.

“En Ilo, en el segundo trimestre de este año, comenzará la ejecución de trabajos, que deben terminar entre abril y mayo del 2020. Los ejecutaremos como obra pública”, detalló en enero el ministro Trujillo. Dicho terminal portuario apuntará a ser una puerta para la exportación e importación de productos para Bolivia. “La ubicación es interesante desde un punto de vista marítimo pero tiene dificultades de acceso. Pensar que va a crecer más no es válido. Lo que queremos es que tenga la operatividad que viene de su diseño”, explica Trujillo. Para el 2019, APN estima una inversión de US$30 millones en las obras para ese puerto.

El caso de Iquitos es distinto ya que las obras en el puerto apuntan a la construcción de un nuevo terminal para pasajeros. Éstas iniciarían en el segundo trimestre del 2019 y demandarían una inversión de alrededor de S/20 millones. El proyecto se complementará con la Hidrovía Amazónica, que está a la espera de obtener su estudio de impacto ambiental para iniciar su desarrollo.

En paralelo, se licitará durante el 2019 la construcción de un nuevo terminal portuario en Pucallpa, cuya inversión sería de US$40 millones, mientras se desarrollan los estudios para desarrollar dos terminales adicionales ubicados en la selva: los puertos de Santa Rosa y Saramiriza. “La idea es tener un total de cinco terminales portuarios en la selva”, afirma Patiño.

PRIVADOS Y CONCESIONADOS TAMBIÉN AVANZAN

Los puertos ya concesionados también se dinamizarán en el 2019. El que mayor inversión realizará es el Terminal Portuario General San Martín de Paracas, que ejecutará alrededor de US$80 millones entre equipamiento y obras civiles. “La primera mitad del muelle estará listo en septiembre, pero anticiparemos 200 metros a julio con dos grúas multipropósito que hemos adquirido recientemente”, indica Sergio Nichele, gerente general del concesionario Terminal Portuario Paracas. Esto permitirá un ahorro de entre dos a tres dólares por tonelada por la contratación de buques de mayor calado, agrega Nichele. A las obras en el puerto se sumarán obras civiles y eléctricas. Además, el concesionario espera que este mes Senaceapruebe una modificación a su EIA para poder construir un almacén para concentrados de minerales.

Los muelles del Callao serían la deuda del sector portuario. Tanto en el muelle sur de DP World como en el muelle norte de APM Terminals están pendientes una serie de negociaciones que entrampan su segunda y tercera fase, respectivamente. En el caso de DP World, la concesionaria mantiene un arbitraje con el Estado que hoy no permitiría que se avance con la expansión del muelle sur del Callao. “La idea es resolver este año ese tema. Hay algunos caminos que estamos explorando”, señaló el ministro Trujillo.

La situación con APM Terminals sería más sencilla: la concesionaria presentó una adenda luego de que no se cumplieran los supuestos que estipulaba el contrato inicial, que estimaba una menor carga general para cuando se iniciara la tercera etapa del proyecto. “La modificación es necesaria. Venimos trabajando con el concesionario, el regulador y el MEF para lograr un acuerdo en abril”, aseguró Trujillo.

Adicionalmente, en el 2019 se iniciaría la construcción de dos terminales privados que sumarán una inversión de US$260 millones: el terminal multiboyas del proyecto minero Mina Justa de Minsur y el primer terminal monoboya del país, desarrollado por Repsol para la refinería La Pampilla. A ellos se sumaría un nuevo terminal portuario en Pucusana, cuyo EIA sería presentado en el 1T19 y que sería desarrollado por la empresa Navisan SA, así como la reciente compra por parte de la naviera china Cosco del 60% del terminal portuario de Chancay.