La nueva alianza ONE permitirá a NYK, MOL y K-Line acceder a mayores mercados de escala

Al unirse tres culturas de empresa diferentes, cambiarán ciertos valores, con lo que los clientes acostumbrados a una determinada forma de trabajar podrían encontrar más dificultades para adaptarse.

El inicio de las operaciones de la alianza Ocean Network Express, ONE, fruto de la fusión de las líneas de contenedores de NYK, MOL y K-Line, pondrá a prueba su capacidad para acceder a mayores mercados de escala, con el consiguiente aprovechamiento de sinergias y recursos para mejorar el servicio ofertado.

Para el transitario on-line iContainers, la industria está esperando conocer los resultados operativos y financieros de la fusión, y comprobar cómo se establecerán los protocolos y estándares de servicio que supone adoptar una nueva identidad.

Al unirse tres culturas de empresa diferentes, cambiarán ciertos valores, con lo que los clientes acostumbrados a una determinada forma de trabajar podrían encontrar más dificultades para adaptarse. En este sentido, el truco será transferir las fortalezas de todas a este nuevo proyecto.

ONE ha comenzado a operar el 1 de abril de 2018, tras su creación oficial el 7 de julio de 2017, como parte de una estrategia de las tres principales navieras japonesas para mantenerse a flote en la prolongada recesión económica en el mercado del transporte de mercancías.

Esto les permitirá reducir en 440 millones de dólares (356 millones de euros) sus costes durante el primer año fiscal de operaciones de la nueva naviera, que se ha convertido en la sexta mayor línea de contenedores del mundo, con una cuota de mercado global del 6,9%.

K-Line cuenta con un 31% de las participaciones de la sociedad, el mismo porcentaje que acumula MOL, mientras que el de NYK asciende al 38%. Su flota combinada, de unos 230 buques, cuenta con capacidad para movilizar hasta 1.440.000 TEUs a través de 85 conexiones que pasarán por más de 200 puertos de 100 países.

Fuente : Cadena y Suministro