La flota inactiva y los recargos por el precio del combustible elevan las tasas en el transporte marítimo

El Índice Mundial de Contenedores de Drewry, elaborado a partir del estudio de las ocho principales rutas Este-Oeste, ha recuperado en los últimos 15 días lo que había perdido en los dos meses anteriores.

Pese a que 2019 ha sido un año bastante decepcionante para las navieras, las tasas de carga del mercado de contenedores parecen haber empezado a remontar gracias al creciente número de buques inactivos y los nuevos recargos por el aumento del precio del combustible.

El Índice Mundial de Contenedores de Drewry, elaborado a partir del estudio de las ocho principales rutas Este-Oeste, ha recuperado en los últimos 15 días lo que había perdido en los dos meses anteriores. Para saber qué hay detrás de esta recuperación, es importante recordar que desde mediados de año los precios han estado bastante más bajos que en el mismo periodo de 2018.

Esto no tiene tanto que ver con lo sucedido este año sino con lo que ocurrió el anterior, cuando la guerra comercial entre Estados Unidos y China llevó a un fuerte incremento de las tasas de carga. Por tanto, las del segundo semestre de 2019 siempre van a parecer más débiles de lo que son en realidad.

Indice Mundial de Contenedores de Drewry

Si bien es cierto que el mercado no está en su mejor momento, tampoco está tan mal como pudiera parecer, según explican desde la consultora. Los precios más bajos en el segundo cuatrimestre han sido consecuencia de un menor impacto de la guerra comercial y un intento de los operadores de reducir los precios.

Flota inactiva

Parece poco probable que el incremento de los precios provenga de un repentino incremento de la demanda, pues los volúmenes han sido escasos en el tercer trimestre. Por el contrario, son los cambios en la oferta los que están provocando su crecimiento.

La flota inactiva ya ha superado el millón de TEUs o el 4.5% del total, lo que representa 400.000 TEUs más en un solo mes debido fundamentalmente a los buques que llegan a los astilleros para la instalación de ‘scrubbers‘ antes de que entre en vigor la nueva normativa de la OMI.

Una mayor flota inactiva no lleva por sí sola a un crecimiento de las tasas de carga. El porcentaje actual es comparable al de marzo, pero en ese caso coincidió con un parón en la demanda a consecuencia del año nuevo chino, con lo cual el efecto fue diferente.

Recargos por el precio del combustible 

En este caso, la demanda es suficientemente fuerte, por lo que la reducción de la oferta ha llevado a un mayor nivel de utilización y de las tasas de carga. Además, se espera que la introducción de recargos por el precio del combustible, que llegará a su punto álgido en diciembre, contribuya a un final de año más sólido para los operadores.

La guerra comercial y la nueva regulación han tenido un impacto directo en los precios durante los últimos 18 meses, haciendo muy difíciles las comparaciones y el análisis de la evolución del mercado. Aunque para las navieras es una buena noticia el repunte en las tarifas, también deben tener en cuenta que es un efecto ilusorio, pues es necesario retirar tonelaje y realizar una fuerte inversión para adaptarse a la normativa.

De momento, los precios seguirán aumentando debido a los recargos por el precio del combustible, pero para los operadores, el verdadero éxito sería que se incrementen lo suficiente como para compensar los costes adicionales.

Fuente : Cadena y Suministro