Infraestructura llegará a mejor puerto en el 2019

La mayor inversión privada impulsará un crecimiento moderado del sector de infraestructura. La Línea 2 del Metro y el aeropuerto Jorge Chávez serán los proyectos de mayor avance.

La inversión privada será la gran dinamizadora del sector de infraestructura en el 2019. El próximo año, si bien serán los proyectos mineros los que darán la hora en el rubro de construcción, el sector también avanzará por la reactivación de proyectos como la Línea 2 del Metro de Lima y la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez, así como la inversión en infraestructura portuaria. Además, se culminarán las obras de los Juegos Panamericanos en el transcurso del 1T19. “Uno de los sectores que estamos viendo con mayor optimismo es el sector construcción. Esperamos un crecimiento alrededor de 6.5% para el 2019”, señala Pablo Nano, subgerente de estudios económicos de Scotiabank. Así, el alza sería dos puntos porcentuales mayor del 2018, cuando se proyecta crecer 4.4%.La reconstrucción no se dinamizaría, ya que el cambio de autoridades en el 2018 ralentizará su ejecución. Los cambios regulatorios en APP y OxI hechos en el 2018 tampoco tendrán un impacto de gran magnitud.

ALGUNOS AVANZAN

El principal proyecto en dinamizarse será la Línea 2 del Metro de Lima, en la que se invertiría más de US$200 millones en el transcurso del año. La ‘adenda’ pendiente está cerca de suscribirse. Ésta sincerará los plazos de ejecución del proyecto. El caso del aeropuerto Jorge Chávez es similar: sus problemas legales relacionados a los predios necesarios para su construcción ya fueron superados y el movimiento de tierras iniciará a mediados del 2019.

La inversión en puertos resaltará. La modernización del puerto de Salaverry  y el de Pisco serán los proyectos que más avancen.“Esperamos que se aprueben las ‘adendas’ de los dos terminales del Callao que permitirían que continúen sus modernizaciones”, afirma Leonie Roca, presidenta de AFIN.

La reconstrucción no seguirá ese camino. “Calculamos que se ejecutarán US$1,500 millones en el 2019, similar al 2018”, señala Eduardo Jiménez, analista senior de Macroconsult. El cambio de autoridades frenará la inversión pública. Ésta no retomaría el paso hasta el segundo semestre del 2019, señala Nano. “Proyectamos que tendrá una variación de 0%, compensada por la inversión del gobierno central; en el 2015 tras las elecciones regionales cayó 20%”, asegura Jiménez.

BAJO IMPACTO

Las reformas regulatorias alcanzadas en el 2018 no tendrían un impacto trascendental. Los decretos legislativos que modificaron la normativa de APP y OxI le dan más orden a esos mecanismos, pero no solucionan problemas de fondo como las deficiencias operativas de ProInversión (SE 1644). “Se mantiene un esquema nefasto en el que las responsabilidades están dispersas entre demasiados interlocutores”, señala Roca. “La normativa ha estado en la misma línea de lo que ya se estaba haciendo antes. Falta un plan nacional de infraestructura”, indica Guido Valdivia, director ejecutivo de Capeco. Dicho plan sería publicado a mediados del 2019.

Al cierre de esta edición, de los 12 proyectos que debió adjudicar ProInversión en el 2018, se adjudicaron dos: el proyecto minero Michiquillay y el puerto de Salaverry. Ello dejaría US$3,336 millones en proyectos por adjudicar en el 2019 según la cartera de la entidad a agosto, aunque ésta sería reducida.

SUBEN Y BAJAN

Las constructoras peruanas podrían alcanzar un punto de quiebre en el 2019. Graña & Montero, JJC y Cosapi entrarían en una etapa de mejor rendimiento financiero tras comenzar a dejar atrás los efectos reputacionales de Lava Jato. Ése no sería el caso de otras, como Obrainsa o ICCGSA, que muestran una tendencia negativa que continuaría si no logran celebrar nuevos contratos con el sector privado (SE 1647, SE Destaca).

Odebrecht muestra señales disonantes: firmó un acuerdo de colaboración eficaz con el Estado, podrá contratar con él y venderá tras dos años la central hidroeléctrica de Chaglla, pero no sería suficiente para asegurar su recuperación. Es poco probable que gane proyectos en el sector público y en el transcurso del 2018 no ha ganado contratos en el sector privado. Su resurgimiento dependerá de su capacidad de adaptación a la oferta de proyectos de éste último en el sector minero.

EMPRESAS QUE DARÁN QUE HABLAR

Odebrecht

Buscará ganar nuevos proyectos tras ser habilitada para contratar con el Estado. Podría reiniciar la construcción de la presa de Palo Redondo en Chavimochic III y salir de Rutas de Lima.

Graña y Montero

La empresa buscará mantener la tendencia iniciada en el 3T18, cuando su backlog volvió a crecer y reportó utilidades positivas. El dinamismo del sector minero sería su principal arma.

ICCGSA

La empresa entró en un procedimiento concursal ante Indecopi por deudas impagas en el 2018. En el 2019 se constituirá la junta de acreedores que determinará el futuro de la compañía