iContainers advierte sobre los riesgos de emitir un segundo conocimiento de embarque

Existen numerosas razones legítimas para solicitarlo, pero la más habitual es que un agente comercial o distribuidor quiera ocultar al consignatario la identidad del fabricante o exportador.

Tras las advertencias de la Asociación mundial de transitarios WCA sobre el aumento de los fraudes relacionados con el ‘Switch Bill of Lading’, el transitario on-line iContainers ha recordado los riesgos que implica la emisión de este segundo conocimiento de embarque, que puede ser solicitado por el vendedor, el agente comercial o distribuidor, y el comprador final.

En ocasiones, simplemente se comete un error en el documento original y hace falta corregirlo, pero es preferible modificarlo a emitir un ‘Switch Bill of Lading‘, aunque haya que pagar la tarifa de corrección.

Es cierto que existen numerosas razones legítimas para solicitarlo, pero la más habitual es que un agente comercial o distribuidor que actúa como intermediario quiera ocultar al consignatario la identidad del fabricante o exportador, para evitar que negocie directamente con él.

A veces también se oculta el origen de la carga para evitar sanciones o se modifica la fecha del envío para que se corresponda con lo establecido en una carta de crédito. Como figura emisora, los transitarios corren grandes riesgoscuando se ven obligados a trabajar con estos documentos y deberían tomar precauciones.

Recomendaciones

En primer lugar, según recoge la nueva guía publicada por iContainers sobre este asunto, es importante que quien los solicite sea el director o representante de mayor autoridad dentro de la compañía, y si fuera indispensable emitirlo, es preciso comprobar la veracidad de la persona que firma la solicitud.

Adicionalmente, se recomienda obtener una autorización escrita y una carta de indemnidad firmada y refrendada por el banco, que exima al transitario de todas las consecuencias. Dada la gravedad de las consecuencias en el caso de una demanda, deben comprobarse las diferencias entre ambos documentos y asegurarse de que el original haya sido cancelado.

Otro punto importante sería evaluar si hay información que pudiese inducir a error con respecto al origen de la mercancía, la fecha de carga, la descripción u otros datos sensibles. Esto elimina el riesgo de una reclamación por entrega indebida por parte del propietario del conocimiento de embarque original.

Fuente : Cadena y Suministro