Freight forwarders en el mundo marítimo : Tendencia para 2019-2020

Los próximos años y los siguientes, serán de grandes cambios para todos los humanos. La digitalización es un proceso imparable que imprimirá una gran velocidad a todos tipo de transacciones: sociales, culturales y, por supuesto, económicas.

En el mundo marítimo, la digitalización irá, con toda seguridad, unida a la automatización de los procesos de manejo de los buques con un claro objetivo: ahorrar costes. No es de esperar mucho mas crecimiento en el tamaño de los buques porque las economías de escala ya han producido todo el ahorro que podían, porque las inversiones en las terminales para recibir los megabuques se deben amortizar, y porque fusiones y adquisiciones quedan pocas, o en todo caso en los escalones medianos o bajos de las navieras.

Los grandes, los diez primeros que manejan el 70% del tráfico mundial de contenedores tienen que ganar dinero y todos o casi todos seguirán el camino iniciado por Maersk: integración vertical de todo el negocio. Ya lo dijo el Sr. Skou, consejero delegado de Maersk en su día que su compañía iba a convertirse en un operador logístico mundial. Ese camino lo van a recorrer los demás grandes armadores/cargadores con mayor o menor transparencia, sobre todo en el área de e-commerce donde los Alibabá, Amazon, etc. van a mover en la región Asia-Pacífico 1,2 trillones de dólares en 2019.

Este mercado, que en 2019 crecerá más de un 14% (o 457 billones de dólares), deja claro que para competir en el e-commerce hace falta dimensión, gran capacidad de trabajo on-line, integración de proveedores, y mucha trasparencia. Esto, con seguridad se traduce en las cadenas blockchain que, de momento, siguen siendo montajes de ámbito cerrado.

Pero en cualquier caso, el mundo no se agota en el e-commerce de los retailers. Hay mucho mundo al lado… pero seguirá las pautas que marcan los grandes.

Deducimos pues qué será necesario:

– Formación: asunto capital. Cada vez más, la preparación de los equipos humanos resulta indispensable para afrontar con garantías el reto que viene.

– Digitalización de los sistemas y procesos, e integración en los de los clientes, si se quiere dar valor añadido que es la clave de bóveda de la actividad del freight forwardero transitario.

– Transparencia máxima en los procesos: será absolutamente necesaria cuando las empresas se integren en los sistemas de los clientes y/o en las redes operativas cuya bondad está demostrada en el ámbito de los medianos y pequeños transitarios.

– Herramientas informáticas acordes a las necesidades y una progresiva especialización en uno o varios mercados cuyos resortes puedan ser eficientemente tratados.

Cabe no olvidar la tradicional flexibilidad y capacidad de adaptación de los transitarios a lo largo de la historia y su posición como Integradores de la cadena (supply chain).

No se debe terminar sin mencionar el respeto al medioambiente en todos los aspectos de la actividad. La falta de una política empresarial en este sentido se notará en la cuenta de resultados.

Fuente : El Naucher