Fernando Zavala: Consejo Privado de Competitividad se lanzará en agosto

Así lo informó su presidente Fernando Zavala. Se enfocará en ocho ejes para mejorar la productividad: mercado laboral, educación, logística, infraestructura, justicia, entorno digital, innovación y ambiente de negocios.

El presidente del Consejo Privado de CompetitividadFernando Zavala, informó a SEMANAeconómica que el lanzamiento de dicho organismo, creado por iniciativa de la Corporación Andina de Fomento (CAF) e IPAE, será lanzado en agosto próximo. El expresidente del Consejo de Ministros y exministro de Economía y Finanzas dio este adelanto tras participar en el 22 Simposio Internacional Empresa y Desarrollo Sostenible de Perú 2021organizado por Perú 2021. Allí dio algunos alcances sobre los objetivos del consejo y los ejes de trabajo en los que se enfocará: mercado laboral, educación, logística, infraestructura, justicia, entorno digital, innovación y ambiente de negocios.

“Venimos creciendo bien en términos de gente, de capital y trabajo, pero no estamos creciendo por productividad en las últimas dos décadas. Ésa es la tarea en la que tenemos que poner especial énfasis”, dijo Zavala durante su presentación en el panel titulado Competitividad para el Desarrollo Sostenible. La productividad ha caído desde niveles cercanos al 3% en el 2003 hasta terreno negativo en el 2015, cuando llegó a -0.5%, según cifras de Apoyo Consultoríamostradas en la exposición.

A continuación, Zavala remarcó que la agenda de competitividad no debe ser sólo una iniciativa del sector público, sino también del sector privado. Y que esa experiencia puede observarse en otros países de la región como Colombia, México y Chile —todos integrantes de la Alianza del Pacífico—, donde el Estado y las empresas acuerdan una agenda para mejorar la competitividad en el mediano y largo plazo.

“Buscamos tener acciones clave. Ésas pueden ser acciones del sector público, del sector público, cambios regulatorios. En cada uno de los temas se identificarán las posibilidades de trabajo conjunto entre el sector público y privado”, explicó Zavala al referirse a las medidas que pueden acordarse en el corto plazo. Otra función destacada por el exministro fue la de retroalimentar al sector público sobre el impacto que tienen sus políticas en la competitividad del país.

LA EXPERIENCIA INTERNACIONAL

En el panel también participó Helena García, secretaria general del Consejo Privado de Competitividad de Colombia, creado en el 2006 como parte del Sistema Nacional de Competitividad de ese país. “El Consejo Privado, como voz del sector, tiene continuidad. Han cambiado los funcionarios, pero el Consejo siempre está en las discusiones de política pública. Hay un comité ejecutivo donde se hacen seguimientos a los temas y a los programas e iniciativas. Hay indicadores que tratan de medir la visión que se formuló en el 2006 hacia el 2032”, explicó.

“Hay una reunión cada mes a la que va al Consejo. Ahí se sienta el ministro de Comercio, el director de Planeación Nacional y la Alta Consejera de Presidencia para la Competitividad. Una vez al año se sientan todos los ministros y empresarios y de ahí se hace un seguimiento. Ahora que viene el cambio, todas las entidades públicas nos ven como los que vamos a poder dar continuidad a las acciones. El Consejo Privado de Competitividad sirve para llevar a cabo las transiciones”, añadió.

AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

A su turno, Pablo Lavado, investigador de la Universidad del Pacíficoy coautor del libro Productividad en el Perú: medición, determinantes e implicancias, sostuvo que no existe una correlación entre producir más y la productividad. Esta última, precisó, depende de tres factores: número de trabajadores en el mercado laboral, niveles de inversión, y el uso eficiente de esos dos recursos. “En el Perú la tasa de empleo está por encima del 90% (…) la inversión privada es una de las más altas en Latinoamérica (…) ¿Qué cosa está haciendo falta? Hacer más eficientes los recursos que tenemos”, reflexionó Lavado.

Para ello, Lavado recomendó trabajar en cuatro áreas: educación,infraestructura, eficiencia e innovación. “El sustento de la mayor producción en el Perú en los últimos años ha sido por más empleo y más capital, pero no por más productividad. Hemos perdido unos 15 o 20 años de mayores recursos económicos para incrementar la eficiencia”, aseguró el investigador. Entre los puntos que deben reforzarse enumeró: elevar estándares educativos públicos y privados, desarrollar habilidades sociales de la fuerza laboral, orientar la educación secundaria hacia conocimientos técnicos, capacitación continua desde las empresas y reducción de gastos administrativos en el Estado.

Otra reflexión de Lavado apunto al perfil de los ejecutivos de las empresas “La calidad de los gerentes debe aumentar. El gerente peruano en promedio debe ser más adverso al riesgo. Debe pensar en diversificar más sus productos en lo que le pueda ofrecer no sólo a su consumidor, sino a su trabajador”, anotó.

COMPETITIVIDAD MINERA

Finalmente, Pablo de la Flor, gerente general de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), destacó que el Perú es uno de los países más competitivos en lo que respecta a minería debido a la existencia de  diversos y abundantes yacimientos en el subsuelo. Apenas el 1.5% del territorio nacional no ha sido explorado. “Tenemos las reservas más grandes a nivel mundial”, dijo.

De otro lado, mencionó que las minas peruanas son “muy productivas y eficientes” debido a los bajos costos de los combustibles y de la mano de obra. Los factores disuasivos, a su juicio, son la precaria institucionalidad, el alto número de regulaciones que afectan al sector minero y la constante aparición de proyectos legislativos que buscan “sobrerregular” la minería. Finalmente, mencionó la conflictividad social relacionada a la ausencia del Estado en las zonas de influencia de las mineras, donde las brechas sociales son más altas y terminan convirtiéndose en un “caldo de cultivo” para la aparición de conflictos.

“[Se ha hablado] de la importancia de la importancia de encontrar otros motores de crecimiento, pero yo hablaría de la relevancia de diversificar nuestra producción apalancando las ventas competitivas que el país tiene. Y que mejor manera que hacerlo que apuntalando el crecimiento del sector minero”, indicó De la Flor.

“El Perú tiene la posibilidad, en el transcurso de la próxima década, de duplicar su producción de cobre. A los precios actuales, 1,500 toneladas de cobre adicionales, menos que el desafío de duplicar la producción, que sería elevarla en casi 2,000 toneladas, significaría para el Estado peruano US$2,000 millones en ingresos fiscales. Si nosotros no lo hacemos, otros van a ocupar nuestro lugar. Este año tenemos tres proyectos que podríamos echar a andar: Mina JustaQuellaveco y Tía María“, remarcó.