El impacto del cambio climático en la logística internacional: Canal de Panamá y restricción de calado por temporadas

Cambio climático ha reducido en un 90% las precipitaciones en las cuencas de la zona

Sin lugar a dudas que el cambio climático ha afectado una serie de actividades económicas en todo el orbe. Altas temperaturas en verano, muy bajas en invierno, largas sequías y lluvias fuera de temporada son la tónica de que es un fenómeno que está para quedarse.

Es así como la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) se vio en la necesidad de reducir el calado de los buques debido a que en la zona han presentado un 90% de déficit de lluvias, solo en el mes de diciembre.


Carlos Vargas, vicepresidente ejecutivo de Ambiente de la ACPdéficit en la precipitación: usualmente caen 250 mm y tuvimos 20 mm en la cuenca del canal”.

El ingeniero destaca, en entrevista a Telemetro que “en el mes de enero de 2019, cuando vemos las estadísticas y comparamos otros 106 eneros del pasado, vemos que este fue el enero más seco en la historia que tenemos registrada en el canal de Panamá.

Hemos observado una intensidad de los vientos alisios del noreste hacia al suroeste, en la noche sobre todo, que causan una gran cantidad de evaporación directa de la superficie de los lagos, una intensidad de radiación solar, un aumento de la temperatura, al final del día el agua que teníamos guardada en los reservorios, hay un aumento sustancial de la evaporación y han causado un déficit en cuanto a los nivel óptimos que deberíamos tener para esta fecha”.

Lo anterior ha llevado a la ACP a poner en marcha medidas de restricción de los calados de los buques Neopanamax, destacando que “El proyecto fue diseñado, está escrito y establecido en el programa de ampliación, de que íbamos a tener calados estacionales, es decir, arrancamos con un alto calado de 50 pies (15,24 mts) cuando los lagos tienen su máxima elevación y luego, a medida que viene la temporada seca y el lago va bajando producto que en Panamá no llueve durante los meses de enero a abril, íbamos a tener que establecer calados en diferentes partes del año”.

“Desde el 11 de febrero establecimos un calado (profundidad que se hunde un buque, entre la línea de flotación y la quilla) estacional de 49 pies.

En tanto a partir del 27 de febrero, debido al nivel de los lagos, vamos a establecer el calado en 48 pies (14,63 mts) y de marzo, próximamente vamos a sacar notificaciones a la comunidad marítima internacional indicándoles que tendríamos que establecer calados estacionales de 47 (14,32 mts) y 46 pies (14,02 mts), probablemente”, precisó el vicepresidente ejecutivo de Ambiente de la ACP.

Por tal motivo, han debido notificar a todas las empresas navieras del mundo, con seis semanas de anticipación, sobre estos nuevos protocolos, aunque el ejecutivo de la ACP puntualizó que “son pocos los buques que utilizan ese calado máximo de 50 pies, así es que el canal, responsablemente, haciendo un pronóstico hidrometeorológico, le notifica a las compañías sobre el establecimiento del calado estacional y ellos pueden decidir entre no pasar o reducir un poco la carga para tener menos calado, que es lo que usualmente hacen”.

Carlos Vargas afirmó que “aún falta que termine febrero, marzo, abril y probablemente hasta entrado mayo no tengamos lluvias, por lo que todos los ríos y canales base van a sufrir y ya lo estamos viendo.

Estamos viviendo los efectos definitivos de un cambio climático, estamos observando cada vez más las necesidades de tener reservorios adicionales para guardar agua en los meses que llueve y poder utilizarla en la temporada seca”. 

En cuanto al consumo de agua para la población, el ejecutivo señaló que al estar bajo los niveles afectaría al calado de los buques, pues el consumo humano es la prioridad de la administración los recursos hídricos del canal de Panamá, la población va a tener agua cruda en los lagos para esta temporada seca.

“Creo que hay que empezar a activar las neuronas, hay muchas fórmulas de reciclar el agua. Países como Israel reciclan el 80% de su agua, Korea, Singapur, toda el agua después que se usa en los baños, en las casas, va a un sistema de tuberías y tratamientos siendo reciclada y reutilizada para muchas actividades industriales y económicas, incluso, mucha agua se puede volver a tomar y se vende en botellas como agua reciclada”, señaló Vargas.

A su juicio, la alternativa más viable y eficiente para combatir el cambio climático es la construcción de reservorios multipropósitos y por eso la ACP está completando este año estudios que se van a entregar al Ministerio de Medio Ambiente, donde en diferentes cuencas de ríos hay potencial hídrico suficiente y viabilidad para construir reservorios multipropósitos que pueden ser la solución definitiva a los próximos 100 o 200 años al problema del agua en Panamá.

Fuente: telemetro.com, via MasContainer