El Baltic Dry Index se desploma a su nivel más bajo de los últimos 30 años

Índice es considerado como el principal referente para predecir la actividad económica global

Durante la semana pasada se activó una señal de alarma, cuando el barómetro clave de la economía mundial marcó la tendencia de un crecimiento a menor ritmo. Se trata del Baltic Dry Index que cayó a su nivel más bajo de los últimos treinta años. Su importancia radica en que es un indicador adelantado del momento del ciclo económico presente y por tanto , altamente predictivo y que se calcula a partir la media del precio de transportar por mar materias primas sólidas y a granel (como el carbón, el hierro o el azúcar, entre otras) a través de las principales líneas marítimas del mundo.

Considerando que cerca del 90% del comercio mundial se transporta por vía marítima, el desempeño del sector naviero resulta ser un buen medidor del desempeño de la actividad económica mundial.

Este índice fue creado en 1985 y nunca antes había cotizado bajo los 400 puntos como ocurrió el 15 de enero.

Cuestión de China

Usualmente, cuando esta medida anota caídas prolongadas en el tiempo implica que la economía global se encuentra a las puertas de una posible contracción. Estas bajas se calculan a partir de la existencia de menos contratos para transportar materias primas ante la menor demanda de éstas, lo que puede paralizar el comercio mundial e impactar en las empresas navieras.

En el Deutsche Bank, califican esta situación como una tormenta perfecta: “La mejora que esperábamos a final del año [del indicador] no se ha producido. Muchas de estas compañías podrían estar contemplando la venta de activos para obtener liquidez (…). La decisión de vender activos al unísono puede conducir a una espiral descendente”, detallan.

Los analistas apuntan que la caída del indicador sería consecuencia del cambio de modelo productivo en China, que busca pasar de uno basado en las exportaciones a uno de consumo, en el que necesitará menos materias primas de las que precisaba hasta hace unos años. Esto explicaría en parte los descensos que acumula este índice desde principios de agosto, cuando llegó a tocar máximos anuales en los 1.222 puntos.

“Todo es cuestión de China”, señaló Jeffrey Landsberg, director de Commodore Research, una consultora especializada en el comercio marítimo de productos, en declaraciones a Bloomberg.

Concide en el análisis, Francisco Ulloa, gerente general de SeaLand -coligada de Maersk, la mayor naviera del mundo- para la costa oeste de Sudamérica, quien comentó que “es claro que la economía mundial está atravesando una crisis, influenciada fuertemente, entre otros, por la desaceleración en el crecimiento de China y el fin del ciclo de precios altos de los commodities, lo que ha llevado a la devaluación de las monedas y el fortalecimiento del dólar”.

Expertos han comparado este inicio de año con 2008 y la prolongación de la crisis económica en 2009 con deflación en Europa, recesión en EE UU y la Eurozona y con una economía prácticamente parada. Se sucedieron entonces noticias sobre rescates a bancos y nacionalizaciones. El crédito se congeló y se pasó el problema a la economía real traduciéndose cierre de empresas y cesantía.

Industria naviera

Sin duda, este escenario negativo para la industria naviera ha repercutido en los precios de transporte de contenedores de 20 pies. En la industria comentaron que a fines del año pasado las tarifas cayeron a valores “insostenibles” de US$ 100 a US$ 150, aunque en los últimos días subieron a US$900 o US$1.000. De todos modos, hace 12 meses, esas cifras estaban en US$ 1.800.

¿Cómo se calcula?

Todos los días un panel de brokers internacionales de carga comparten su estimación sobre el costo, producto y tiempo de entrega actual de varias rutas que indexa el Baltic Exchange a las 13:00 horas de Londres para las principales materias primas sólidas y a granel, como carbón, mineral de hierro, granos, azúcar y otras materias primas. Las rutas se consideran como representativas en volumen para ser suficientemente relevantes para el mercado en general.

El Baltic Dry Index se compone de cuatro otros sub-índices que miden los precios de fletes marítimos de carga a granel seca para diferentes tamaños (Capesize, Supramax, Panamax y Handysize). Para cada categoría se valoran diferentes rutas para garantizar la solidez del índice.

Por MundoMaritimo