Deja de ser obligatorio para ciertas embarcaciones recurrir al servicio de practicaje y pilotaje

El Gobierno modificó el régimen de practicaje y pilotaje –para los puertos de Buenos Aires, Bahía Blanca y La Plata, y en los ríos Paraná y Paraguay, respectivamente– con la firma del decreto 188/19, publicado hoy en el Boletín Oficial.

Con esta medida, deja de ser obligatorio embarcar prácticos “en los buques argentinos de hasta 140 metros de eslora (y 20 pies de calado)” para la maniobra en dichos puertos. También deja de ser obligatorio recurrir a pilotos para los “los remolcadores de empuje y los convoyes de empuje, cualesquiera sean su eslora y bandera” en la navegación en los ríos Paraná y Uruguay.

En los considerandos del decreto –que lleva la firma del Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich ý la rúbrica final del presidente Mauricio Macri– se hace referencia a que “la elevación de la eslora máxima de los buques eximidos de embarcar prácticos, repercutirá en una mejora de los costos de operación para la flota argentina y contribuirá a mejorar la competitividad del transporte por agua en su conjunto”.

Excepción al reglamento

Con esta decisión se modifica el decreto 2694/91, que aprobó el “Reglamento de los servicios de practicaje y pilotaje para los ríos, puertos, pasos y canales de la República Argentina”.

La excepción, hasta ahora, abarcaba a buques de hasta 120 metros de eslora.

De acuerdo con la Ley de Navegación n° 20.094, el practicaje en aguas jurisdiccionales nacionales “constituye un servicio público regulado y controlado por la autoridad marítima”.

La autoridad de aplicación es la Dirección Nacional de Política Naviera y Portuaria –creada en marzo de 2018, y hoy a cargo de José Vieitez Otero– que funciona dentro de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, a cargo de Mariano Saul.

Uno de los principales beneficiados por la medida es la marina mercante paraguaya, responsable de casi el 90% de la navegación por la hidrovía Paraná-Paraguay, que en los últimos años fue incorporando embarcaciones autopropulsadas de mayor porte, y cuyo reclamo por la exención de prácticos argentinos a bordo llegó a los máximos niveles, por considerar no sólo muy oneroso el practicaje argentino, sino porque reclamaban el reconocimiento de la titulación de los capitanes paraguayos para navegar en aguas argentinas.

Fuente : Tradenews