¿Cómo serán los puertos después de COVID-19?

La pandemia de COVID-19 podría ser un impulsor sustancial en la adaptación de nuevas tecnologías, soluciones de colaboración y una mayor utilización del espacio y los recursos.

Un nuevo estudio de ABI Research sugiere que acelerará la innovación digital en toda la economía mundial, con tecnologías como drones, vigilancia basada en inteligencia artificial (IA), gemelos digitales, carga autónoma y paneles en tiempo real que se utilizan a medida que las industrias buscan nuevas soluciones .

El estudio sugiere que las ciudades en particular podrían beneficiarse a medida que la economía se recupere y el gobierno implemente iniciativas digitales que alivien la presión sobre la infraestructura y reduzcan las emisiones.

Estos incluyen la racionalización de la cadena de suministro de bienes esenciales, como suministros médicos y alimentos, con soluciones de carga autónomas que mejoran la entrega de última milla.

ABI dijo que las acciones tomadas por los gobiernos tendrán un “impacto duradero” en la economía global y, en última instancia, harán que la tecnología y las industrias que dependen de ellas sean más resistentes. Dominique Bonte, vicepresidente de End Markets en ABI, describe esto como un “revestimiento de plata distintivo en una nube COVID-19 muy oscura”.

¿Cómo afectará COVID-19 a la industria marítima?

Los efectos de la pandemia y la recuperación posterior serán de gran alcance. Como se mencionó anteriormente, tendrá un profundo efecto en la cadena de suministro y, por lo tanto, también en los puertos.

Para el sector marítimo, esto significará un énfasis aún mayor en la visibilidad y colaboración de la cadena de suministro. También podría ayudar, o tal vez obstaculizar, el debate de larga data sobre la estandarización de datos.

Una mayor inversión en tecnología requerirá en última instancia fortalecer los medios para proteger la infraestructura digital: la ciberseguridad.

Los puertos tendrán que ser más inteligentes para gestionar cantidades cada vez mayores de carga, movidas por la tecnología inteligente. Con eso queremos decir que tienen que utilizar nuevas tecnologías, como AI, blockchain e Internet de las cosas (IoT).

Los puertos ya son vulnerables a los ciberataques porque la parte marítima de la cadena de suministro tiene muchos puntos de datos, como navegación de barcos, manejo de carga y seguimiento de contenedores.

Cuanta más tecnología utilice un puerto, más aumenta este riesgo, y esto requerirá una mayor comprensión y una mayor inversión en seguridad, en particular la resistencia de la inteligencia artificial.

Seminario web de PTI: Inteligencia artificial y resistencia

La IA en sí misma podría ser una solución en la lucha de los puertos contra el cibercrimen, con el razonamiento automático, una alternativa al aprendizaje automático, cada vez más frecuente.

Además, los puertos tendrán que acelerar sus propias innovaciones de almacenamiento y procesamiento, y ellos mismos encontrarán nuevas formas de satisfacer la demanda, una tendencia que ha estado en movimiento debido al llamado ‘efecto Amazon’.

El ‘efecto Amazonas’ es un término amplio para describir los cambios sustanciales que la cadena de suministro ha experimentado en la última década. En particular, se refiere al aumento de las expectativas del cliente y la necesidad de llevar los productos a la puerta del cliente más rápido.

Esto se suma a las presiones mencionadas anteriormente y es en sí mismo causado por una mayor accesibilidad a los bienes a través del comercio electrónico. Significa que los puertos se han convertido en partes vitales de las cadenas de suministro de las empresas, como Amazon y Maersk.

Seminario web de PTI: logística centrada en el puerto

En lugar de ser simplemente vías convenientes de importación y exportación, ahora se eligen puertos porque encajan con un comercio integrado y un ecosistema digital que permite un comercio sin interrupciones.

En la práctica, los puertos tienen que sacar las mercancías tan rápido como las ingresan. Esto requiere una mayor automatización y espacio de almacenamiento, y ya está llevando a una reevaluación del papel de los almacenes en los puertos y cómo encajan con las operaciones de un puerto. y la cadena de suministro más amplia.

En esencia, la tendencia principal de la última década ha sido cómo los puertos pueden utilizar sus activos más valiosos y de larga data, como las personas y los almacenes.

Es importante recordar esto porque ninguna de las tendencias es nueva pero, como sugiere el estudio de ABI, se acelerará con la pandemia de COVID-19, ya que los puertos deberán desarrollar nuevos medios para satisfacer una demanda ya asombrosamente alta.

El comercio, los buques y las expectativas de los clientes han aumentado durante años, lo que ha creado el concepto de logística centrada en el puerto, la idea, como ya se mencionó, de que los puertos se transforman en centros de innovación y facilitadores del libre comercio.

Otro estudio, esta vez realizado por Ocean Insights, dijo que el 42% de los que trabajan en la industria del transporte cambiarán sus estrategias de la cadena de suministro como resultado de la pandemia, y el 67% ve la tecnología como la clave para hacerlo.

Hasta qué punto los puertos son centrales para ese cambio aún está por verse.

Fuente : Port Technology