Bolivia ya tiene definida una estructura de costos para Ilo

La administración busca mejorar las condiciones operativas.

Un intensivo trabajo desarrolla la autoridad portuaria de Bolivia en búsqueda de alternativas portuarias para ambos océanos. “Sin duda, este es un proceso paulatino pues hay varios factores inmersos en el tema para poder consolidar opciones que respondan a la necesidad del comercio exterior nacional, las cuales están enmarcadas en nuestro Plan Estratégico Empresarial (2016-2020)”, comentó el administrador de servicios portuarios de Bolivia, David Sánchez.

La logística contempla tiempo y costo, ambos fundamentales para considerar opciones de trabajo, pero Bolivia ya tiene una estructura de costos para el trabajo en Ilo. Puerto Busch, en Puerto Suárez, Bolivia, y Puerto Ilo en Perú son las mejores opciones en el mediano plazo. Ambas alternativas pueden contribuir a reducir los costos de transporte y logística hasta 40%.

En ese contexto, Bolivia valoró la oferta de financiamiento de US$600 millones para construir Puerto Busch. “En el mundo portuario los privados juegan un rol preponderante, pero para poder generar un mejor trabajo, es importante considerar que ofertas de este tipo no solo consideren temas de financiamiento, sino experiencia portuaria, conocimiento de logística y vinculación de trabajo con otros puertos”, señaló Sánchez.

La Administración de Servicios Portuarios de Bolivia anunció la firma de un convenio con Enapu de Perú, para lograr mejores condiciones operativas y preferenciales con el puerto de Ilo, el cual ya fue aprobado por Perú y es analizado por la Cancillería de Bolivia para suscribir el documento.

En definitiva, cualquier opción que tienda a diversificar los puertos de exportación, para no depender de Chile es bien vista por las autoridades bolivianas. Por eso, pretenden aprovechar los puertos propios sobre la cabecera de la hidrovía, la Central Portuaria Aguirre, Gravetal y Puerto Jennefer. Este último con notables características, puede ayudar a desahogar rápidamente el paso por puertos chilenos, empezando por la carga de importación del Gobierno boliviano, promoviendo un mayor uso de dicha vía fluvial, según El Deber.

Las poblaciones fronterizas de Puerto Quijarro y Puerto Suárez tienen la esperanza de que este año el Gobierno dé luz verde a la construcción de Puerto Busch. Incluso algunas empresas como el complejo El Pantanal se han apostado con fuertes inversiones en las puertas de ingreso a esa zona y ofertan terrenos. YPFB, una empresa de camiones, la caja petrolera, un surtidor y algunas empresas han adquirido cientos de hectáreas para instalarse próximamente, lo que augura que ese puerto se pondrá en marcha, informa el diario boliviano.

Según los privados, considerar a Puerto Busch como puerto multipropósito y cabecera de la hidrovía para la carga boliviana, permitirá organizar logísticas integrales desde origen de carga hasta el puerto marítimo de salida determinado por el operador de comercio exterior boliviano, vinculando a puerto del Rosario que en 1960 fue cedido por el gobierno argentino, con casi 1.000 metros de frente al muelle, ofrece almacenes, ferrocarril, que no son utilizados.

De igual forma, en Uruguay, Bolivia tiene libre tránsito por los puertos de Montevideo, Nueva Palmira y Colonia, cedidos por convenios especiales, incluyendo Paraguay donde existe una zona cedida en el Puerto de Villeta que, si bien no es aún aprovechada, a la larga podría estar vinculada a través del corredor bioceánico.

Franklin Durán, vicepresidente de la Asociación Internacional de Profesionales en Puertos y Costas, ponderó que, si bien Bolivia no tiene puerto marítimo propio con soberanía, cuenta con puertos fluviales internacionales como Central Aguirre, Gravetal y Jennefer en la hidrovía Paraguay-Paraná, estos últimos en el canal Tamengo y finalmente el anhelado Puerto Busch.

Fuente : Mundo – Maritimo