Argentina : Los costos de transporte con un alza del 50% interanual

Los costos del transporte continúan en permanente alza. Subieron un 4,30% en septiembre, un 35% en lo que va del 2019 y el 50% en el último año.

Los costos de transporte. –En el marco de una situación macroeconómica de incertidumbre, los costos de transportar mercadería en camión aumentaron un 4,30% en septiembre. Así lo señaló el Índice de Costos elaborado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). Solo en lo que va del año, la suba alcanza el 35% y llega al 50% en los últimos doce meses.

Estos valores en los costos de transporte que preocupan al sector se dan en un contexto de alta inflación mayorista y minorista, la devaluación del tipo de cambio del orden del 30% a partir de la segunda semana de agosto.  Como consecuencia de ello, en el noveno mes del año continuaron en alza varios de los principales rubros que mide el Índice. Fuertemente relacionado con la depreciación de la moneda, lo que más aumentó respecto de agosto es el Material Rodante, que trepó un 18.66%, seguido por Reparaciones (10.79%), Lubricantes (5.5%) y Seguros (4.75%).

En el caso del combustible, el insumo de mayor gravitación en el sector, se incrementó 6.40% en septiembre -cifra que abarca los segmentos minorista y mayorista- en el marco de la Resolución 557/19 de la Secretaría de Energía de la Nación que limitó en hasta 4% los aumentos de precios minoristas y desreguló los precios mayoristas.

Otros componentes registraron menores subas relativas: Gastos Generales un 1.72%, Neumáticos un 1.2% y Costo Financiero un 0.51%.  El resto de los rubros (Personal, Patentes y tasas, Peajes) no presentaron modificaciones en relación con agosto de 2019.

Para octubre no se espera alivio: ya se proyecta un piso del 3% solo por la aplicación de la segunda cuota acordada del ajuste de salarios, que será del 11.5%. También se esperan aumento en el precio de los combustibles, uno de los principales insumos del sector, lo que hará que el Índice alcance o supere el 40%acumulado a octubre.

El estudio, realizado por el Departamento de Estudios Económicos y Costos de FADEEAC, mide 11 rubros que impactan directamente en los costos de las empresas de transporte de cargas por carretera de todo el país, y es referencia, en buena medida, para la fijación o ajuste de las tarifas del sector. 

Aumento y desabastecimiento: las preocupaciones en torno al combustible
Como consecuencia de la Resolución 557/19 que, como se mencionó, limitó en hasta un 4% los aumentos de precios minoristas y desreguló los precios mayoristas del combustible, se produjo una ampliación de brechas entre las distintas variedades de carga de gas-oil, así como en las diversas zonas geográficas del país. A ello se le suman los inconvenientes en el abastecimiento del combustible registrados en todo el territorio nacional.

Esto provoca mayores costos en la provisión y contratiempos en la logística de las empresas. En particular, los precios de compra mayorista por granel son los que sufrieron aumentos muy superiores al promedio, entre el 10% y el 20% dependiendo de la zona y marca, en ese segmento de carga mayorista.

A partir del 9 de agosto último, el gobierno nacional había dispuesto por tres meses un congelamiento de precios de los combustibles de naftas y gas-oil (DNU 566/19), que quedó acotado solo al segmento minorista (DNU 601/19), cuyo aumento posterior (hasta 4 %) fue limitado por la mencionada Resolución 557/19.

Solamente en el caso del combustible, durante el tercer trimestre del año (enero-septiembre de 2019) el aumento promedio alcanzó el 25.3%, tras haberse incrementado un 77% en 2018. Como se desprende de esas cifras, los grandes aumentos nominales y relativos del combustible atacan el normal funcionamiento del autotransporte de cargas en Argentina. Esta situación se ve agravada por el derrumbe de la inversión en equipos y la fuerte baja del consumo de gas-oil.

Como si fuera poco, sobre el autotransporte de cargas también pesa una presión impositiva del orden del 40% en la tarifa final que, junto a las altas tasas de interés y la incertidumbre cambiaria, pone en riesgo el futuro de uno de los sectores más estratégicos para el funcionamiento de la economía argentina.

Fuente : RMyF