Anuncios proteccionistas de EE.UU. incrementan su desbalance entre impo/expo en contenedores

En sus 10 mayores puertos las importaciones crecieron un 6,2%, mientras que las exportaciones lo hicieron solo en un 2,1%.

EE.UU. registró un aumento récord en la movilización de contenedores vacíos en sus puertos durante 2018, así como una agudización en el desbalance de las importaciones de contenedores respecto a las exportaciones, pese a la implementación de políticas comerciales proteccionistas por parte de la administración de Donald Trump, según indica el reporte semanal de Alphaliner, al que MundoMarítimoaccede en forma exclusiva.

De acuerdo con la encuesta de Alphaliner que incluye a los 10 puertos de contenedores más grandes de EE. UU., el total de la carga de importaciones creció un 6,2% el año pasado para llegar a 20,6 millones de TEUs, mientras que la carga total de exportaciones aumentó solo un 2,1% a 11,06 millones.

El número total de contenedores vacíos movilizado en los 10 puertos estudiados aumentó a 10,89 millones de TEUs, creciendo un 5,6% en 2018 y alcanzando un máximo histórico de 25,6% del total de transferidos.

El desequilibrio fue especialmente pronunciado en el segundo semestre del año pasado, en una relación sobre 2 a 1, pese a la imposición de varios aranceles a las importaciones de parte de EE. UU. durante 2018.

En este sentido, los aranceles en lugar de frenar las importaciones, han tenido un efecto contrario con cargas enviadas de manera adelantada para evitar las tarifas más altas que supuestamente se impondrán a las importaciones chinas; mientras que la demanda de contenedores por el lado de las exportaciones se mantuvo en gran medida estancada.

El aumento planificado de los aranceles de importación del 10% al 25% sobre un valor de US$200.000 millones que representan las importaciones de EE. UU. desde China y que fueron previstas originalmente para imponerse a partir del 1 de enero de 2019, se han pospuesto dos veces, incluida la última postergación anunciada  el 25 de febrero que aplazó la fecha fijada  para el 1 de marzo de este año, generando una incertidumbre  significativa sobre la evolución de volúmenes de transferencia de carga en las rutas Transpacífico.

Lo anterior fue la razón por la que Maersk anunció proyectó bajas ganancias para 2019, lo que llevó a la baja el valor de sus acciones en más de un 12% la semana pasada.

Fuente :  MundoMarítimo