Agentes de Aduana: despacho anticipado no debería ser obligatorio

Asociación de Agentes de Aduana del Perú (AAP) advierte que facultad de la Sunat para imponer sanciones aduaneras se encuentra en riesgo y podría generar competencia desleal. 

La modalidad de despacho anticipado para la importación de productos cuenta con respaldo mayoritario entre los agentes de Aduana, porque permite simplificar el proceso y reducir sus plazos. Mientras el despacho diferido consta de seis pasos y tarda 154 horas en promedio, el despacho anticipado consta de solo dos y dura 12 horas.

Como lo señala el presidente de la Asociación de Agentes de Aduana del Perú (AAAP), Jaime Miró Quesada Pflücker, el 80% de las importaciones se efectúan bajo el despacho anticipado.

jaime-miroquesada-aaa

Sin embargo, la AAAP se muestra en contra de que el mecanismo pase a ser obligatorio desde el 2020, puesto que no todos los importadores pueden contar con la documentación de su compra con la anticipación que esta modalidad requiere.

“Sí estamos de acuerdo con que haya despacho anticipado, pero no vemos muy clara esta obligatoriedad. No nos olvidemos que no solo somos los agentes de Aduana los actores en esta parte del comercio exterior, sino también los importadores y ellos tienen sus tiempos. Para que se produzca una operación de comercio exterior, tiene que haber un pago, que hacen los importadores a sus proveedores. Y cuando se hacen los pagos recién tienen la documentación para hacer el despacho anticipado”, dijo.

Facilitar certificación de OEA

Por otro lado, la AAAP ha solicitado la Sunat modificar los requisitos para la certificación de Operador Económico Autorizado (OEA) , que permite a los actores del comercio exterior contar con una garantía internacional para facilitar sus operaciones. Un OEA puede ser exportador, importador, agente de Aduana, almacén autorizado o una empresa de servicio de entrega rápida.

Uno de los requisitos que más cuestiona la asociación es la exigencia de declaraciones aduaneras de mercancías por US$ 300’000,000 exclusivamente bajo los regímenes de importación para el consumo y exportación definitiva, en los últimos cuatro años.

“Estamos pidiendo el acceso de otros agentes de Aduana que están muy bien calificados y que no pueden entrar en esta certificación. Deberían abrirse otros criterios. O disminuir el monto o incluir nuevos regímenes, para que se mida la eficiencia”, señala César Terrones, gerente de Asesoría Jurídica de la AAAP.

En la actualidad, operan 336 agentes de Aduana en el país y cerca de 30 de ellos son OEA. La AAAP propuso esta modificación, ante la Sunat, en setiembre del 2018, con el fin de que esta base se amplíe.

Sanciones aduaneras en riesgo

Terrones también advierte que entre los cambios introducidos en la Ley de Aduana, por medio de las facultades legislativas concedidas el año pasado al Ejecutivo, hay uno que pone en riesgo el sistema de sanciones aduaneras y podría generar competencia desleal.

Según indicó, las facultades legislativas no autorizaban al Ejecutivo a legislar en materia de sanciones aduaneras , que deben cuantificarse por ley, porque la Ley General de Aduanas ya las regulaba.

Sin embargo, el decreto legislativo (que entrará en vigencia el 31 de diciembre del 2019) emitido con las facultades ha sustituido este extremo de la Ley General de Aduanas, lo que según Terrones es inconstitucional, porque las facultades no contemplaban este poder. “Por lo tanto, no se debió derogar el artículo que ya establecía las sanciones”, apunta el gerente de Asesoría Jurídica.

El riesgo, señala Terrones, está en que, luego de entrar en vigencia dicha ley, cualquier operador de comercio exterior que fuera sancionado por Aduanas podría interponer un recurso legal contra las sanciones y dejarlas sin efecto, lo que generaría competencia desleal y desorden en el sector.

“Corresponde al Congreso dictar la ley que cuantifique las sanciones, para lo cual hay plazo hasta el 31 de diciembre del 2019 (fecha en que entrará en vigencia el nuevo sistema de infracciones)”, señala la AAAP en una carta dirigida al presidente del Congreso, Daniel Salaverry.